Segmentar no solo el contenido, sino las emisoras

radio-difusionradio-difusionLa interpretación que se haga del discurso radial depende mucho de la forma en que se transmiten las ideas, características formales y su relación con el contexto social del momento.

El uso correcto del idioma y los códigos que exige la radio son claves en la transmisión de ideas. Ni la jerga desmedida ni el lenguaje rebuscado aportan fuerza en la comunicación, pues el primero llega a molestar y el segundo puede no hacerse comprensible.

Tener en cuenta que la radio transmite de forma secuencial, lo que no quede claro se pierde o distrae al oyente, que siempre trata de entender. Es importante escoger palabras sencillas y diáfanas que permitan reproducir un buen por ciento de lo dicho.

La radio no permite virar atrás como en el texto impreso, solo en Internet se inserta un programa o archivo en formato sonoro para que se pueda escuchar cuando el oyente quiere, pero ello no es todo, es solo lo más significativo por la apreciación de quien decide dejar a demanda lo transmitido. La Radio Cubana casi no factura productos radiofónicos para Internet, pues la mayoría sólo deja en gestores lo mismo que se transmite en la programación habitual.

Las investigaciones nos permiten conocer o tener referencia del comportamiento de la audiencia con respecto a la señal que emitimos pero no debemos confiarnos en estos resultados cuando resulten positivos para un programa. Creer que mantener lo hecho es la clave sin necesidad de búsquedas creativas que fortalezcan aún más el producto es una vía expedita al camino de la desmovilización de la audiencia, que no encuentro nada nuevo en los espacios que marcaron éxitos.

La radio es un medio en constante movimiento. Un catalizador de ideas nuevas propias de los realizadores, o como resultado de las investigaciones o propuestas de los oyentes y recreadas en la radio. La conquista de la audiencia no es momentánea ni eterna, es más bien pasajera si no administramos con sabiduría las formas de interesar a los radioescuchas y hacerlos participe del producto radiofónico.

A la hora del diseño de acciones se debe tener en cuenta grupos etarios, al que debemos ofrecerle contenidos apropiados con formas adecuadas, en las cuales participen e interactúen las audiencias de diferentes estructuras etarias. Estudios han demostrado que los oyentes adultos son más estables que los jóvenes.

En este sentido hay que realizar una programación donde se cuente con estas características, con resultados novedosos y educativos.

La segmentación que se produce en la radio no solo se relaciona con la audiencia en una misma emisora, sino en aquellas especializadas en la información. Estas plantas radiales en su programación incluyen secciones de opinión y análisis, entrevistas, reportajes. Formatos eminentemente periodísticos. La segmentación también se incluye en emisoras vinculadas al deporte. Estas, bien manejadas, pueden convertirse en líderes de opinión, como sucede en algunos países como España que aplica la modalidad.

En Cuba aunque existan algunas emisoras especializadas, no es la media ni una práctica empleada, aunque no sería ocioso estudiar la valía de ese perfil, sobre todo en los medios radiales nacionales, al que podría llegarse sólo con el ajuste aún más de dichos perfiles.

Sería loable que a las emisoras segmentadas y especializadas como Radio Reloj, CMBF Radio Musical Nacional, y Radio Enciclopedia se incorporen otras nacionales que como ya hemos expresado pasarían por un proceso de ajuste de sus perfiles. Tal es el caso de Radio Progreso cuyos contenidos pasan por el drama desde la novela hasta el humorístico, y un amplio espectro artístico cultural.

Por otra parte, en la emisora Radio Rebelde el peso de la información y lo deportivo tienen una gran diversidad. Si en esos contextos se retoman algunos géneros, hoy ausentes de la radio, como el documental, reportaje, la crónica y las entrevistas, donde impere la creatividad.

En estos tiempos donde la comunicación cuenta con canales aun no utilizados en toda su dimensión como la Internet, no debemos desaprovechar todo lo que podamos estudiar para emplear nuevas opciones y la audiencia encuentre diversidad para sus gustos y hábitos.

Los cambios siempre tendrán la oposición de quien se acostumbra a hacer lo mismo o incluso oír siempre lo similar aunque no resulte interesante.

Cuando, por ejemplo, usted encuentre en Radio Progreso todos los géneros y tipologías de programas dramatizados, estará en presencia de la emisora que mayor experiencia en este sentido posee. Cuando el humorismo lo combina con la música dejará una señal agradable y de alta creatividad.

Cuando Radio Rebelde con los mínimos recursos que dispone, los destine a la información y a dar cobertura a todo lo relevante, lleve a las ondas sonoras aquellos temas de alta latencia social: la reflexión sobre hechos nacionales y extranjeros, conexión con emisoras extranjeras, fundamentalmente de América Latina, que prestigien los contenidos y fortalezcan aun más los corresponsales nacionales tendremos una señal de referencia informativa a cualquier hora del día.

No podemos pensar que llegaremos a los noventa años de creada la Radio en Cuba y mantengamos las mismas rutinas productivas. En tiempos de cambios, cambios pensados también para nuestra Radio.

[1] Radialistas Apasionadas y Apasionados. www.radialistas.net. Publicado el 08/09/2006

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar