Revistas Informativas. Reelaboración de las informaciones

Hoy retomamos nuestra serie de artículos relacionados con la eficacia en nuestra labor radiofónica a la hora de crear y radiar una revista informativa; en esta ocasión vamos a referirnos a la reelaboración de las informaciones.

Empecemos entonces evaluando conceptualmente la palabra en cuestión:

Reelaboración: Es cuando la información ya radiada supone un nuevo tratamiento. Se expresa de la forma siguiente:

  • Redacción diferente.
  • Agregar datos. Ampliar.
  • Seguimiento del tema.
  • Reducirla reestructurando la redacción.

La Real Academia de la Lengua (RAE) afirma que:

Reelaboración: “Volver a hacer algo distinto a lo existente”.

Respetar a los oyentes debiera ser uno de los principales propósitos de una Revista Informativa. Por esa razón el director de estos programas debe difundir contenidos que no sean identificados por su redacción a uno radiado en un informativo precedente. Es la razón por lo cual la redacción para la radio establece:

Todo material ya radiado debe ser reelaborado antes de difundirlo nuevamente.

La reelaboración de una información es la reescritura de un trabajo periodístico basado en otro ya publicado.

Una de las tareas más complicadas de un director de Revista Informativa radica en evitar lo más posible, que la emisión se convierta en un “saco” en el cual se radiará buena parte de lo transmitido en los informativos anteriores sin cambiar ni una coma a su redacción.

Revista informativa A Primera Hora de la emisora Radio ProgresoRevista informativa A Primera Hora de la emisora Radio Progreso

Es frecuente en nuestras Revistas Informativas escuchar informaciones  difundidas el día anterior en noticieros estelares y boletines sin cambios enriquecedores. Proceder de esta forma es una violación a lo establecido. Los contenidos variarán su redacción en correspondencia con el tipo de informativo.

Deben tener en cuenta este requisito del que tanto hemos insistido en talleres, materiales metodológicos y análisis de monitoreos. Es un problema que merece una mayor atención de todos los incorporados a la realización de la Revista Informativa.

Si fuéramos a dar un nombre a quienes irrespetan lo expresado tendríamos que calificarlo de facilismo, falta de profesionalidad y de amor al trabajo.

Cuando comencé en la Radio cubana a principios de 1980 era frecuente encontrar en los informativos el mismo tema, pero con diferente redacción en correspondencia con su destino final: Revista Informativa, noticiero o boletín. La reelaboración de las informaciones era algo habitual respetado por periodistas, redacciones y directivos de la información.

Estamos conscientes que para un director no resulta fácil conocer si el material puesto a su disposición ya fue radiado por eso consideramos que la máxima responsabilidad será del periodista y de las redacciones.

Una vez más insistimos en la importancia del nivel de información que requiere tener el director de una Revista Informativa y el tiempo que dedica a su preparación.

Las direcciones de las áreas informativas deben incrementar el control de los  reportes de nuestros periodistas, una mayor atención a lo que aportan a las redacciones y al trabajo de los directores de Revistas Informativas con el propósito de lograr el cumplimiento de la reelaboración de las informaciones ya radiadas.

Los directores de Revistas Informativas respetarán a los oyentes habituales de la emisora que ya fueron informados de un tema específico. Evitamos así el frecuente rechazo por la repetición mecánica de un contenido.

Desafortunadamente este acto de profesionalidad indiscutible practicado en los años atrás por periodistas y redactores en gran medida se perdió. Ahora un tema puede aparecer en uno y otro programa informativo con similar redacción.

Podemos volver a aquellos tiempos en los que este requisito de la redacción radial formaba parte del quehacer diario, aunque es menester significar que los tiempos no son los mismos, ahora hay nuevas tecnologías de la comunicación que te permiten reelaborar y utilizar varias fuentes entre las que se incluyen las Redes Sociales. La información de hoy no es estática.

Al referirnos a los boletines, noticieros, revistas informativas y un resumen diario en el libro “Informar por radio” expresamos:

El primero solo requiere de los elementos medulares, en el segundo se incluye mayor información, en el tercero más detalles, ampliación y en el cuarto lo más importante. Cada informativo lleva un tratamiento diferente al reelaborar las informaciones”.

Como insistimos en un tema precedente una revista no puede conformarse solo con materiales novedosos porque ésta tiene la difícil tarea de incorporar contenidos radiados en la emisora y otros medios de información en las últimas 24 horas, pero con la debida reelaboración.

En la reelaboración puede incorporarse contenidos no radiados como por ejemplo si contamos con el seguimiento de un material. Tendrán en cuenta que en los cambios efectuados a la redacción original la misma comenzará por lo que no se había difundido. Aunque no exista algo nuevo para incorporar a la vieja redacción, siempre variará su estructura. ¿Por qué no reelaborar las informaciones y darles un sello diferenciador del texto original?

 

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar