Portal de la Radio Cubana en Internet

La jerga beisbolera al bate con las bases llenas

Es cierto cuando se afirma que  el béisbol en Cuba es el deporte de las multitudes. Es la pasión de las pasiones como lo demuestran las innumerables peñas deportivas a lo largo y ancho del país donde cada jugada, cada lanzamiento, cada jonrón, cada decisión que toma un director de equipo en un momento crucial  se discute apasionadamente como si en ello nos fuera la vida. Así de peloteros somos, por lo menos los que  sentimos entrañablemente este deporte que han sacado de las Olimpiadas injustamente.

Miles y miles de oyentes al despertarse y comenzar los preparativos rumbo al trabajo  encienden su radio, casi al amanecer en busca de la información de los resultados de los juegos del día anterior  de la Serie 49 que ahora mismo se está desarrollando…¡ah, y ese es el momento de la maravilla¡. En mi caso, como en  tantos, prefiero sintonizar Radio Reloj, que en ese horario matutino alcanza la mayor audiencia en el territorio nacional.

Uno va preparando su coladita de café mientras se despierta del último sueño de la madrugada. Y casi siempre diez minutos después de los titulares escuchamos los resultados de los encuentros del día anterior. Y como diría un amigo mío ahí la puerca torció el rabo. Usted debe estar preparado en esos dos minutos a descifrar, a la manera del médico chino, el entuerto idiomático.

Confieso que hay momentos de mucha confusión en las notas deportivas. Tanta que un buen día decidí localizar un excelente comentario del ya fallecido escritor y periodista cubano y en esos momentos Director de la Academia Cubana de la Lengua, Lisandro Otero a quien, por suerte, tuve la feliz oportunidad de hacerle una versión libre para la Radio, (en este caso Radio Rebelde) décadas atrás, de una novela suya toda acción epocal e histórica que él tituló “En ciudad semejante”,  una crónica de la lucha clandestina contra la tiranía batistiana. Y justamente recordaba  aquella publicación porque, varios años después, a mi me ocurre lo mismo ante el mismo fenómeno.

Para que el lector me entienda derecho y sin líneas jorobadas cito unos párrafos de lo que unos poco años atrás señalara con tanto acierto el reconocido escritor cubano ante lo que parecía ser una tendencia negativa ( y cito):

Las páginas deportivas rebosan de crónicas sobre las incidencias de los encuentros entre equipos. En muchas actividades humanas se ha desarrollado una jerga especial, una especie de lenguaje para iniciados pero en ninguna otra, como en ésta, se ha consolidado una jerigonza ininteligible de tan alto calibre de confusión y complejidad.

Por ejemplo, un cronista nos dice que alguien "conectó un cuadrangular", lo cual nos deja en la ignorancia sobre cómo un término geométrico puede asociarse a una acción eléctrica. Nos describen a algunos jugadores como "el relevista derecho" y el "apagafuegos", lo cual no arroja ninguna luz sobre el papel específico de ambos en el equipo.

Luego se habla de "carreras remolcadas", lo cual supone fue necesario sacar algunos vehículos descompuestos de la pista de competencia con una grúa. "limpió la entrada con sencillo" es el nuevo enigma para enseguida referirnos que un jugador "limpió la casa", lo cual es una virtud doméstica recomendable: ayudar a su esposa en sus deberes cotidianos (fin de la cita).

Y justamente a eso voy…y les traslado varios ejemplos de algunos de los titulares que le paran el pelo a cualquiera y para suerte del lector en cada caso y entre paréntesis les clarifico el asunto de marras:

Comencemos: Las avispas rompieron anoche los tinajones (Santiago de Cuba le ganó a Camagüey)...los indios dieron en el blanco con sus flechas y los vaqueros quedaron al campo…(Guantánamo derrotó al equipo Habana en el último juego.)…Santiago mandó a dormir temprano a Camagüey (Santiago le ganó a Camagüey, juego que ya se decidió desde las primeras entradas)…Industriales le pasó la escoba a los cocodrilos (Industriales le ganó los 3 juegos de la subserie al equipo de Matanzas)…los alazanes derribaron a los vaqueros (Granma le ganó al Habana)…los vaqueros desplumaron a los gallos (La Habana venció a Sancti Spíritus.)…Los indios acabaron con sus flechas a los holguineros (Guantánamo derrotó al equipo de Holguín)…sin pólvora los vaqueros son víctimas de los indios  (Guantánamo le ganó en el último juego al equipo de la Habana que no está luciendo bien en sus últimas actuaciones)…Matanzas quebró a Camagüey (Matanzas venció en el encuentro que sostuvo con Camagüey)…los vaqueros mandaron a dormir temprano a los pineros ( El equipo de La Habana derrotó a la Isla de la Juventud con amplio carreraje desde los primeros inings)…y así infinitamente.

Y regreso a Lisandro Otero :

Las páginas deportivas rebosan de crónicas sobre las incidencias de los encuentros entre equipos. En muchas actividades humanas se ha desarrollado una jerga especial, una especie de lenguaje para iniciados pero en ninguna otra, como en ésta, se ha consolidado una jerigonza ininteligible de tan alto calibre de confusión y complejidad.

Pero en el caso de la jerga beisbolera existe una voluntad barroca de oscurecer el mensaje, de complicarlo innecesariamente con metáforas y tropos que nublan el entendimiento. Es obvio que los iniciados entienden esas fórmulas estereotipadas, estos clichés sobados y comprenden el galimatías en que se les habla.

De nuevo se nos informa que unos atletas iban a "dejar la piel sobre el terreno", que otro "soltó un cañonazo contra el central" y que un tercero "clavó un puntillazo" y un cuarto "fildeó de espaldas al plato" y un quinto se "ancló en la goma", lo cual nos deja en el más oscuro de los arcanos……
Debemos mantener una actitud de apertura y tolerancia para las innovaciones, pero el enrevesado laberinto de la jerga beisbolera denota un afán pomposo de cultivar lo estrambótico cuando pueden describirse acciones de manera más sencilla y menos confusas. (fin de la cita).

Soy oyente con actitud de apertura y tolerancia pero el agua caliente nunca será el agua tibia. ¿Por qué no probamos a decir las cosas con la sencillez de la elegancia que al fin y al cabo les llegue a todos?. La Radio tiene apertura y tolerancia pero exige calidad en su comunicación. Y la calidad pasa, invariablemente, por el acomodo necesario de la comprensión directa lo que no se opone, ¿quién pudiera afirmar lo contrario?, a la búsqueda de nuevos discursos.

Y bien, amigo internauta, si no se ha desbordado su cafetera y la abuelita de la casa, interesada también en los resultados de los juegos de pelota del día anterior en nuestro país, le pregunta noblemente:…¿me puedes explicar cómo es eso de que los cocodrilos se tragaron a las avispas?...Usted, con una sonrisa apropiada al momento deberá responderle:  Bueno, abuela, se puede dar el caso.¿verdad?.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar