Multiplicar el humor en la radio

El humorismo hace uso de lo cómico  para  entretener  y comunicarse  entre los humanos y hacer que la gente no se sienta infeliz, ría. Sigmund Freud atribuyó a las carcajadas el poder de liberar al organismo de energía negativa, algo que ha sido científicamente demostrado al descubrir que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos negativos un segundo después de comenzar a reír. En los últimos años se ha avanzado mucho en la aplicación de la risa como terapia.

La radio es una plataforma apta para el humor, el regocijo y la fantasía al ofrecer los más variados escenarios. Cuba tiene hoy su mayor exponente en “Alegrías de sobremesa” de Radio Progreso. ¡Cuantas risas se han provocado desde el nacimiento de la radiodifusión en Cuba! El humorista de la radio siempre ofrece su gesto, su rostro más gracioso y proclive al desenfado y  la risa porque la radio sigue siendo reina y señor de los hogares cubanos.

Si a través de la radio nos siguen llegando noticias de guerras y conflictos, es necesario entonces multiplicar el humor y los espacios de sano esparcimiento que posibiliten la alegría en la audiencia. Los Medios y en especial la radio, no están para contender, sino para alegrar, informar y entretener, sin dejar de orientar y educar. Si multiplicamos el humor en la radio, será un aporte a la salud del pueblo.

La radio es imperecedera, fuente oportuna, rápida, muy veloz y puede hacer llorar al momento, pero mas vale que posibilite la risa con un humor sano porque los cubanos tenemos el chiste a flor de labios y nos reímos de todo y hasta de nosotros mismos. ¿Qué pasa con el humor en la radio?

De inmediato pueden aparecer varias respuestas: no hay escritores, no se buscan los guionistas, no se encuentra los que puedan escribir para hacer  reír. Es más fácil escribir novelas, cuentos, policíacos y aventuras que programas  humorísticos. Los  argumentos citados rozan con los pretextos y las justificaciones para NO hacer. Tenemos el criterio que se necesita un estudio y diagnóstico objetivo del problema ¿Por qué tan poco humor en la radio?

Una vez realizado el análisis  diseñar una estrategia para rescatar y reformular una  programación humorística acorde a los territorios y al país. Se necesita crear un fondo de los mejores cuentos y chistes cubanos, que existen tantos, que  puede hacerse  una enciclopedia y  de esta manera darle un vuelco a la escasa risa. Estos buscadores de chistes los tenemos en las propias emisoras. También existen sonidos y hasta efectos que llaman a la sonrisa o la risa, por su condición sonora la radio tiene  una gran capacidad para sugerir imágenes  mentales, porque la imaginación es la materia prima que puede  transporta a los radioescuchas al escenario que es escritor quiera con las intenciones de la voz y los efectos sonoros.

El humor en la radio  es una hermosa puerta para lograr la relajación, abrir nuestra capacidad de sentir, de amar, de llegar al silencio, al éxtasis, a la creatividad, sencillamente utilizando la risa como camino. La picardía del cubano está en todas las esquinas, de manera que no puede faltar en la radio. Podemos situar una nota de buen humor en cualquier segmento de la programación radiofónica.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar