Portal de la Radio Cubana en Internet

Le recomendamos

El Comité de Expertos cubanos que ha estudiado los supuestos ataques acústicos a diplomáticos de Estados Unidos en La Habana, invita a participar el miércoles 15 de noviembre [ ... ]

Leer más...

Para no dejar morir un programa radial

Mantener la atracción del público sobre la programación en una emisora es como construir un edificio, donde hay que pensar en todo, y tener concretado con antelación la edificación que se quiere cimentar.
 
Experiencias constan donde se comienza una obra, excelente proyecto, magnífico impacto en el público, insertado en una  variada programación,  un equipo de realización bien seleccionado y de pronto la exigencia queda en la confianza que todos tienen en lo que hay que hacer en cada emisión. Así empieza a deteriorarse el proyecto, aparecen los cambios sin una sustentación real.

Leer más...

La emisora de radio: Autocontrol y calidad

Una emisora de Radio en Cuba está llamada permanentemente al autocontrol de su Programación. Para ello resulta indispensable insistir en los llamados puntos débiles que se detecten sobre la base de una valoración realmente crítica donde todos los componentes de la emisora, como tal, tributen con seriedad y profesionalismo.

En realidad, en nuestro sistema de radiodifusión se advierte un sostenido y ascendente trabajo que va consolidando de manera correcta los pormenores que, sumados, hacen de la emisora (nacional, provincial o municipal) una sólida propuesta pensando siempre, y como primer factor de importancia, en el oyente que deposita en ella su necesidad de recreación y a la vez su deseo de profundizar en su cultura general integral o, en todo caso, superarse en sus propios conocimientos culturales.

Leer más...

Malanga en el corazón

La vida de José Rosario Oviedo, el gran bailador, será contada en Radio Progreso a partir del 19 de agosto, en el gustado espacio de la Novela Cubana

Foto tomada de El Habanero, Malanga (al centro)junto a otrso compañerosFoto tomada de El Habanero, Malanga (al centro)junto a otrso compañerosSu muerte fue un suceso oscurecido por la sombra del misterio. Algunos dicen que en su bebida —otros afirman que fue en la comida— había un ingrediente oculto, transparente, mortal. Se supone que una porción de vidrio molido lo acercó a su fin, para luego, según ilustran los cuentos que los más ancianos heredaron de sus padres, desaparecer sin dejar rastro.

Pero no fue ese hecho lo que catapultó la vida de José Rosario Oviedo, Malanga, a las páginas de la historia, sino su estirpe de bailador natural, la pasión de su cuerpo dejándose llevar por la música y ese halo de seducción que dejaba a su alrededor. Malanga era la rumba.

Leer más...