La radio de lo efímero a lo patrimonial

Casi todos decimos que la radio es efímera. En parte es cierto. Un programa sale al aire, guste o no, se le escucha y desaparece tras su emisión. No ocurre así con un libro, una pintura, escultura, el sillón que era de mi abuelita o el cajón donde guardo las herramientas para entretenerme en algo útil los fines de semana.

Muchos me dicen que la televisión no es tan efímera como la radio. Puede que en eso tengan alguna razón, aunque soy de quienes viven convencidos de que lo “efímero” de la radio, es algo circunstancial, muy relativo.

Leer más...

Radio Rebelde le aportó nuevos aires a la radio

Cuando se realizaron las modificaciones en Radio Rebelde, en 1984, quién sabe si no se pensara, ni se estudiara  la teoría de la comunicación, pero se conocían dos aspectos esenciales de este medio en Cuba.
 
El primero, es que se había perdido el ritmo  y en segundo lugar el índice de audiencia era sumamente bajo.
 
Para cambiar  se debía  resolver varias cosas primero,  tener una filosofía bien definida y por otra parte ser  portador de un proyecto para  avalar la idea. La decisión de renovar la emisora  con una  programación de perfil informativo recreativa y un ritmo vivo que hiciera  vibrar a los oyentes y satisfacer esa necesidad de compañía única de  la radio cuando se ubica cerca de cada oyente provocando la imaginación del receptor.

Leer más...

Prefiero la radio revista

Se suele afirmar por muchos investigadores que las radios revistas  están  dentro  de las más escuchadas  en nuestro medio. Sobre todo cuando  éstas  ocupan  grandes espacios  dentro de la  programación radial

Según los  documentos rectores estos  espacios de la radio pueden ser de   tipologías diversas, informativas, de variedades, de perfil cultural, musical y de facilitación social entre otros, de acuerdo a los intereses planteados. En ellas hay un requisito que es inviolable, tiene que predominar en cada emisión un hilo conductor (O tema central)  el cual   engarza de manera  armoniosa y coherente al menos el 50% de las secciones o segmentos del programa.

Leer más...