Periodismo cultural en tiempos de pandemia

El nuevo contexto provocado por la COVID-19 indudablemente ha originado cambios en el ejercicio periodístico de manera general, incluido el relacionado con el arte, la literatura…, ese que denominamos cultural.

Los profesionales de la prensa y equipos de realización han tenido que readaptarse a un contexto marcado no solamente por el temor a la pandemia y la suspensión de actividades en espacios físicos o su traslado al mundo digital. Han tenido que estar a la altura del momento y las múltiples iniciativas impulsadas por artistas, el Ministerio de Cultura y otras instituciones y organizaciones de creadores. Ha sido preciso trabajar con equipos reducidos, asumir nuevos roles y abordar el ámbito creativo de manera más abarcadora.

Durante los últimos días hemos visto, por ejemplo, el Noticiero Cultural desde un set diferente y con la conducción de la periodista Magda Resik, siempre con el encanto de lo especial en su forma de comunicar. Muchos pudieron pensar que ese Noticiero no estaría en pantalla durante varias semanas, como consecuencia de circunstancias muy específicas, pero su dirección y demás miembros del equipo nunca renunciaron a la posibilidad de seguir llevando informaciones y arte a los públicos, conscientes de que la creación también salva. Ese ha sido también el espíritu de todo un país.

Indudablemente han variado las rutinas productivas y surgido iniciativas que deben mantenerse siempre. Los teatros, las peñas literarias, los escenarios, las coreografías… se trasladaron a plataformas digitales, con dinámicas diferentes, y también han tenido una presencia más frecuente de lo habitual en medios tradicionales, incluidas algunas propuestas en horarios y espacios estelares.

Muchas veces, los teléfonos móviles han sido las mejores cámaras, los chats por Facebook, Telegram y Wapsap son más aprovechados como vías útiles para el intercambio y la labor periodística.

Uno de los aspectos más positivos ha sido la articulación y trabajo armónico entre creadores, instituciones y medios de comunicación. Es favorable que seamos cada vez más un equipo creativo, en el cual la crítica constructiva siga siendo esencial para mejorar siempre.

Resulta pertinente también seguir potenciando la superación y el desarrollo de competencias, tanto para el análisis de las obras artísticas como para el dominio de nuevos códigos y particularidades, por ejemplo, en el mundo hipermedia.

Más allá de las formas, en el actual contexto sigue siendo importante la crítica periodística, capaz de alertar, orientar y contribuir a una jerarquización cada vez más coherente. Hay aspectos esenciales que no dependerán únicamente de cambios y readaptaciones en las maneras de hacer. Tampoco se trata de lanzarse solamente con voluntad a ese propósito que puede ser peligroso, si no poseemos las herramientas y conocimientos necesarios.

Son muy favorables las alianzas entre periodistas y otros profesionales como musicólogos, teatrólogos, críticos literarios…

El aplauso sincero para quienes en este período han seguido cultivando el periodismo cultural en los diferentes medios, lo cual ha exigido un riesgo, un esfuerzo y también un crecimiento profesional indiscutible.

En este tiempo peculiar, resulta justo agradecer también la aptitud de muchos creadores que desde las casas brindan su arte, y también la colaboración en proyectos conjuntos de diversas instituciones, incluidas el Instituto Cubano de Radio y Televisión, el Instituto de la Música, el Ministerio de Cultura, la Asociación Hermanos Saíz y la UNEAC, que han favorecido las transmisiones en vivo de conciertos, eventos on-line de gran alcance

Entre éstas también figuran las Romerías de Mayo, el festival Timbalaye y la Jornada de la Canción Política. Favorables han sido también las alianzas con grupos creativos como Wajiro Films, La Rueda Producciones y Alma Films. La cultura cubana merece el esfuerzo sincero de todos.

You have no rights to post comments