Recordemos a Fidel Castro con talento, compromiso y entrega al Periodismo

José Martí confiaba en la prensa como parte indispensable para la lucha por la independencia de España, y Fidel Castro Ruz, heredero del Apóstol, pensaba igual al decir, “(…) El trabajo de nuestra prensa revolucionaria será cada vez más importante, más decisivo, en la medida en que nuestro pueblo será cada vez más exigente” (…)

Solo cuatro años de ausencia física, pero su pensamiento siempre en el quehacer de los periodistas.

Las lecciones que nos dejó Fidel fue decir siempre la verdad porque él estaba a favor de ese periodismo revolucionario, de ir a la vanguardia en todas las cuestiones del país. Estar al tanto de que decían los otros medios y como nosotros ir siempre delante. Pero no estaba a favor de un periodismo complaciente, siempre nos llevaba a criticar lo mal hecho y en muchas ocasiones, y congresos de la Unión de Periodistas de Cuba lo expresaba.

Estaba convencido de que el periodismo era para informar y orientar. Pero el periodismo de Fidel fue siempre también para movilizar, lo vivimos durante todos estos años de Revolución.

En varios encuentros dejó claro que la prensa cubana tiene el gran desafío de mover ideas, pensamientos y corazones con productos informativos de mayor calidad como demanda el presente, por ello otorgó gran importancia a la prensa como guardiana de la Revolución, encargada por excelencia de detectar y combatir los errores internos.

Nuestro país está en el centro de atención del hostigamiento sistemático del imperio y estamos entre los blancos priorizados de una campaña mediática que pretende sustituir el razonamiento y los valores adquiridos durante más de medio siglo.

En esta batalla nos toca a los periodistas contribuir a crear un clima social donde las cosas se cumplan con rigor, empezando por nosotros mismos. En ese empeño hagámonos acompañar de la cultura, el estudio en profundidad y las investigaciones, el mejor antídoto contra los enemigos de la Revolución nuestros errores y los de los demás.

A cuatro años de su desaparición física respondamos a su convocatoria de ejercer un periodismo objetivo, un periodismo inconforme, buscador, analítico, crítico, que no deje zonas vacías en los asuntos que aborda, que satisfaga las necesidades informativas del público. Entonces, respondamos a su llamado con talento, compromiso y entrega convencidos de que la supervivencia de la Revolución es condición imprescindible para poder perfeccionar nuestros medios y nuestro periodismo y que Cuba mantenga la soberanía que tanta sangre costó.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar