El comunicador un atleta de la discusión

La discusión sana es un ejercicio a tener en cuenta por los comunicadores de los mediosLa discusión sana es un ejercicio a tener en cuenta por los comunicadores de los mediosLa discusión no debe ser un pleito para generar violencia o diferencias entre compañeros. La discusión es el campo para desarrollar ideas y energías positivas que eleven la calidad humana. Locutores, periodistas y actores realizan ejercicios sistemáticamente para mantener la capacidad profesional tal fueran atletas de alto rendimiento. La articulación y la interpretación son dos campos vitales en el desarrollo de las prácticas diarias.

Los ejercicios fundamentales que se recomiendan son la discusión de temas entre colegas y público, el debate, la lectura en voz alta de textos de periódicos o guiones. Toda esta actividad acompañada del uso de técnicas de memorización se erige como escenario de superación.

La discusión de un tópico determinado entre compañeros desarrolla la elocuencia y la capacidad de escuchar. Es una forma de conversación que ejercita el intercambio de ideas y genera nuevas propuestas. No es discutir, por discutir, se deben asumir conversaciones provechosas, que “den trigo” para el propio trabajo y la superación intelectual. 

El hablar en público es otro ejercicio que el profesional de la palabra no debe desdeñar porque facilita desarrollar la concentración y puede identificar los puntos fuertes y débiles que posee el orador y servirle para el desempeño de sus funciones.

Un periodista es una persona presta a comunicar, a escuchar e interpretar los fenómenos de su entorno y provocar cambios positivos en las relaciones sociales.    

El debate de un tema muestra el dominio que un periodista tiene de la elocuencia y del conocimiento adquirido. Los galenos poseen una cultura de los intercambios de ideas sobre patologías y pacientes. El profesional de la prensa debe ser como el  médico: eterno atleta por la salud.

¿Cómo hacer mejor una discusión y defender nuestros puntos de vistas? En el ejercicio de adquirir  habilidades hay leyes de la comunicación que no deben soslayarse. Un intercambio entre personas  sentadas en círculos, una frente a otra resulta de mayor efectividad.

El autor de una proposición deberá  presentar sus puntos de vistas en lenguaje claro y sin equívocos, y defenderlo con sus mejores argumentos. Mostrar solidez, sensatez y seguir un esquema rigurosamente lógico. No olvidemos, en un debate cada periodista, u orador parte de una posición relativamente fija que debe defender, pero hay otro frente a él como posiciones distintas. La defensa constará entonces de de argumentos y pruebas.

 

Comparte este contenido en tus redes sociales
Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar