La única verdad de esta vida, y la única fuerza, es el amor…

Las palabras que dan título a este trabajo, fueron escritas por nuestro José Martí en el diario “La Reforma”, República Dominicana, en septiembre de 1892, sólo a 2 años y 9 meses antes de su caída el combate en Dos Ríos. Ha pasado mucho tiempo de la fecha y aún  siguen conmoviendo. Están ahí, más vigentes que nunca, como si acabaran de ser pronunciadas.

Sí, porque para el Maestro, el amor era un sentimiento y un valor de especial significación en la vida de los seres humanos. Así  lo reflejó en el mencionado periódico cuando apuntaba: “La única verdad de esta vida, y la única fuerza,  es el amor. En él está la salvación, y en él está el mando. El patriotismo no es más que amor. La amistad no es más que amor…”. Y en su drama Adúltera (1874), puso en boca de uno de los personajes: “¡Amor es que dos espíritus se conozcan, se acaricien, se confundan, se ayuden a levantarse de la tierra, se eleven de ella en un solo y único ser; nace en dos con el regocijo de mirarse; alienta con la necesidad de verse; concluye con la imposibilidad de desunirse! No es torrente, es arroyo; no es hoguera, es llama; no es ímpetu, es paz”.

También, evocando al amor, plasmó en su Cuaderno de Apuntes: “Sucede casi siempre que las relaciones que el amor comenzó, concluyen por no tener más lazo de unión que el del deber…”. Y se preguntaba: “… ¿Es que la satisfacción del amor mata el amor?...”. A su interrogante  respondía más adelante:

“¡No! es que el amor es avaricioso, insaciable, activo; es que no se contenta con los sacrificios hechos sino con los sacrificios que se hacen; es que es una gran fuerza inquieta, que requiere grandes alimentos diarios; es que es el único apetito que no se sacia nunca. No es que anhele cuerpo que lo sacie; es que sólo la solicitud incesante, tierna, visible y sensible, lo alimenta…”.

Profundas y muy necesarias son estas palabras de Martí sobre el amor.  Y muy  profundo y necesario  es el amor que debemos llevar dentro y enarbolar diariamente, para entregarlo a las personas que nos rodean, o tal vez a esas que casualmente se cruzan con nosotros en un parque, en un ómnibus, en una calle…, o simplemente,   prodigarlo,  cada vez más enérgico,  en  el cumplimiento y realización de  nuestros proyectos y metas, presentes y futuros.

Entonces, en cualquier rincón que nos encontremos, lejano o cercano, brotará más esplendoroso este valor, porque “LA ÚNICA VERDAD DE ESTA VIDA,   Y LA ÚNICA FUERZA, ES EL AMOR…”.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar