Aviones y radios para hacer guerras

altaltCuando Jean-Guy Allard publicó la noticia de que un avión EC-130J de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, idéntico al que se usa diariamente contra Cuba para intentar transmitir propaganda sucia, era utilizado en la agresión contra Libia recordé varios textos y testimonios que manifiestan como la radio desde el siglo pasado es un medio que las grandes potencias asume para avivar las guerras. No por gusto Estados Unidos ha modificado tres de sus naves con fines de operaciones militares para interrumpir las comunicaciones de cualquier país en especial el agredido.

No olvidemos que Hitler consideraba a la radio de manera singular: “es un arma terrible en manos de quienes sepan hacer uso de ellas” (Mein Kampf,1925). Se cuenta como en 1933 al llegar a la cancillería, una de sus primeras preocupaciones fue el dominio de las ondas. ¿Por qué tanta importancia a la radio para hacer guerras?

Según los expertos de inteligencia para las radiocomunicaciones de los ejércitos del imperio la radio proporciona informaciones que están sometidas a censuras en la mayoría de los países beligerantes y esgrimen el pretexto que las emisiones extranjeras son muy buscadas por los habitantes de los países en guerra, sobre todo en programas en su misma lengua. De esta manera las partes en conflicto trasmiten contenidos en el idioma de sus enemigos, no para informarlos, todo lo contrario, y también para disminuir la moral de la población atacada. De ahí la importancia que desde tiempo de paz se entrene a la población con el objetivo de enfrentar esta peligrosa forma de lucha.

Muchos ejemplos atestiguan como la radio fue usada en la segunda guerra mundial entre las naciones en conflictos, por ejemplo una emisora francesa de Estrasburgo (una ciudad de Francia, capital y principal urbe de Alsacia), transmitía antes de la conflagración emisiones en alemán que frecuentemente eran denunciadas por Goebbels, mientras que su escucha en Alemania estaba prohibida y otra emisora de Stuttgart (capital del Estado federado alemán Baden-Wurtemberg), los alemanes presentaban emisiones en lengua francesa.

Los emperadores del siglo veinte vieron siempre en la radio un arma psicológica, para intoxicar a los adversarios, triste papel el de aquellas emisoras que desarrollaban una radios secreta, por ejemplo los ingleses llegaron a ser maestros en este tipo de transmisión con Sefton Delmer, un periodista en Berlín, quien lanzaba una Radio-Secret, como si se tratara de emisiones clandestinas en la misma Alemania. Ante esta historia de la era analógica ¿Cómo será el nivel de engaño en los tiempos de la Internet?

La Alemania de 1941 tenía 16 millones de aparatos receptores era la radio el principal instrumento que utiliza el gobierno para mantener el “frente interno” y desarrollar la devoción a Hitler. Los alemanes dieron a la radio mayor libertad de acción que a la prensa escrita, desde luego la inmediatez de una programación radiofónica es insuperable. ¿Cómo hacia la radio de aquel momento? Las emisiones de propaganda fueron reemplazadas en 1941 por reportajes vividos para sostener la moral con programas más alegres.

Los especialistas de la comunicación consideran a la radio alemana de aquella época como un instrumento más de la política, un arma poderosísima, para el adoctrinamiento del país y la guerra más allá de las fronteras propias.
Con estas historias, que no son pocas, debemos retomar lo escrito por Jean-Guy Allard y estudiar con detenimiento que hace la flota de aviones EC-130J, es necesario que sepamos el “trabajo” de esas naves y "la tarea de 200 millas", como labor de sabotaje y desinformación al trasmitir con Mil vatios de potencia efectiva.

El propio Jean-Guy recuerda que un avión de este tipo fue comprado en el 2006 por los dueños de Radio y TV Martí para trasmitir contra Cuba, dicha compra se elevó a 10 millones de dólares. El periodista reafirma: “A pesar de su avance tecnológico, el EC-130J nunca logró regar el territorio cubano con su material de propaganda, por chocar con la humilde pero eficiente tecnología cubana, que supo bloquear la agresión radial.
De hecho, lo único alcanzado por los especialistas estadounidenses en su misión contra la Isla fue derrochar unos cuantos millones más del dinero de los contribuyentes”.

Con estos radios que vuelan por el mundo o mejor, con los aviones imperiales que cargan no solo bombas, sino emisoras para destruir a los pueblos, no podemos quedarnos tranquilos. Las verdaderas radios de la tierra y sus colectivos tenemos que prepararnos para enfrentar los EC-130J y todo tipo de agresión, al decir de José Martí, se impone: Plan contra plan.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

503 Service Unavailable

Service Unavailable

The server is temporarily unable to service your request due to maintenance downtime or capacity problems. Please try again later.