Cultura en el dial

yusimi

Dicen algunos teóricos que la cultura no es estática. Que se construye simbólicamente entre todos. Que está en un continuo devenir matizado por disímiles mediaciones y que puede entenderse desde un espectro tan amplio como la propia vida en su conjunto.

Dichas consideraciones no son determinantes ni únicas, pero al menos los especialistas así las asumen al diseñar la programación cultural de la radio cubana en todos los territorios del país. El equipo multidisciplinario que interviene intenta reflejar y proponer parte de la riqueza cultural de la nación.

Según afirma Yusimí González, directora general de programación de la Dirección de la Radio Cubana, “cada emisora parte de las investigaciones sociales, adecuadas a los lineamientos y políticas dictadas desde el Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), para diseñar una propuesta de programación variada. Ubican los espacios a partir, por ejemplo, de los hábitos de vida, de las particularidades y de las necesidades de su audiencia.

“De manera general, se defiende el concepto de cultura en su más amplio sentido. Aunque reconocemos que prima la idea de entenderlo desde las artes con espacios dedicados a la plástica, al teatro, la danza y la música”.

Radio Cadena Habana, emisora de la música cubana

altaltLa radio cubana propone y construye junto a sus consumidores una pluralidad de valores culturales desde los diferentes tipos de programación (dramatizada, informativa, variada, musical). Los espacios musicales son los que más predominan. En la actualidad existen mil setecientos, a través de los cuales se difunden más de dos millones de temas en el año.

En este subsistema del ICRT existen noventa y seis emisoras. De ellas, solo una no difunde música: Radio Reloj. “Como entidad cultural-musical de carácter nacional tenemos a Radio Enciclopedia y a CMBF. Entre las provinciales contamos con Radio Siboney, en Santiago de Cuba, con una música instrumental ligera; y hace solo algunos meses, a partir del 1 de julio de 2011, con Radio Cadena Habana, en la capital, con la particularidad de que está dedicada a la música cubana en general”, según expresó Yusimí González.

A Cadena Habana, como se le conoce popularmente, se le cambió su perfil luego de la más reciente división político-administrativa. Se decidió convertirla en una nueva emisora provincial, pero esta vez perteneciente solo al sistema radial de La Habana.

Para definir el nuevo perfil de la emisora, según González, “la Dirección de la Radio Cubana se apoyó en los estudios realizados por el Centro de Investigación de la Cultura Cubana Juan Marinello, sobre consumo cultural; y en los sondeos del Centro de Investigaciones Sociales del ICRT.

“Aunque estos resultados se obtuvieron en la anterior división política administrativa, nos avalaron la pretensión de mantener a Cadena Habana como una emisora emblemática dentro del sistema radial, y buscarle una orientación en cuanto a su programación que la diferenciara de las otras 3 entidades provinciales que ya existían dentro de la capital”.

“La idea es que su programación responda a intereses musicales y culturales del público capitalino, a diferencia de CMBF o Radio Enciclopedia, por el carácter nacional que tienen. Esta era una vieja demanda de los oyentes”, señala el Doctor Rolando Álvarez, jefe de la Dirección de Música de la Radio Cubana.

Por su parte, la directora de programación manifiesta que “Cadena Habana en estos momentos cubre todos los géneros de la música del país. Desde la trova tradicional hasta la más contemporánea: el punto, la guajira, música campesina, bailable, instrumental y clásica, entre otros”.

En el diseño de su programación se reflejan las raíces de la cultura rítmica de la Isla. Cuenta con espacios dedicados al análisis de las melodías mexicanas, africanas y españolas, por solo citar algunas. Y es que, según confirma González, la emisora es una gran revista musical.

“Todos los programas están pensados en torno a esta manifestación del arte tan arraigada en Cuba. Tiene espacios informativos marcados por las pautas del acontecer noticioso musical de nuestro país. También cuenta con dramatizados, realizados en convenio con la productora radio arte, que produce para la emisora novelas biográficas sobre la vida de reconocidos músicos, orquestas importantes y géneros musicales cubanos.

Epílogo, que no fin

De alguna manera, la radio cubana intenta ahondar en el concepto de cultura desde las más diversas teorías al pretender diseñar un modelo único de comunicación mediática cultural. La música juega un papel preponderante en este sentido, pues está presente no solo en espacios especializados, sino que también acompaña al resto de la programación en sus disímiles variantes.

A consideración del Doctor Rolando Álvarez, la radio contribuye a la cultura del país porque difunde gratuitamente la música de los autores e intérpretes del patio. Asimismo, establece parámetros de calidad entre la cantidad total de autores e intérpretes que difunde (dieciséis mil, aproximadamente). Y se ha convertido, además, en uno de los contribuyentes más importantes al derecho de autor nacional.

Un día como hoy, dedicado a la Cultura Nacional, la radio se viste de gala tanto en la programación musical como en la dramatizada, variada e informativa. Las emisoras en sus espacios culturales reflejan, de una u otra forma, parte del diapasón cultural cubano a través de su dial, de ello dan fe nuestros oyentes.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar