¿Qué significa calidad en la radio?

Desde siempre el concepto calidad ronda la realización de los programas radiofónicos. No creo que la calidad tenga un término absoluto, porque no ostenta una codificación unívoca, en el caso que nos ocupa se debe ubicar en un contexto de referencia, desde lo contenidos, formas, recursos radiales y humanos.

Existen cuatro puntos de vistas bien diferentes a la hora de evaluar o definir la calidad en los medios audiovisuales: los responsables de los medios, los creadores de los productos, consejos artísticos o comisiones de calidad,  y las audiencias. En más de una oportunidad me he encontrado con la opinión favorable  de oyentes hacia un programa, sin embargo ese mismo espacio ha sido objeto de fuertes análisis de carácter crítico en los consejos de programación al punto de proponer “sacarlo”  del aire, y en otros los criterios puramente profesionales y elitistas han defendido obras frente al descontento de funcionarios y beneplácito de la audiencia.



Si le preguntas a la UNESCO cómo debe ser la programación de la radio y la TV te respondería: Es la radio y la TV del público, se dirige a cada persona en su calidad de ciudadano. Fomenta el acceso a la vida pública y la participación en ella, desarrolla los conocimientos, amplía los horizontes y permite que cada uno comprenda mejor, comprender al mundo, y a los demás.

Un grupo de oyentes prefieren la popularidad desde el  indicador que se basa en el gusto, otros por el interés y  una  tendencia manifestada desde finales del siglo XX: mucha música y poco texto verbal. ¿Qué rechaza la audiencia? : La violencia, escenas fuera de contextos, melodías estridentes y con letras groseras.  Cada día son mayores los reclamos de debatir con los ciudadanos las programaciones radiofónicas, incluso someter a consideración proyectos antes de salir al aire. Se hace necesario nuevas formas de estudio de audiencias, de sus perfiles, necesidades y de las relaciones de esos intereses con los contenidos de los guiones y libretos.

Las administraciones de la radio deben revisar algunos criterios: Trabajar más la medición de audiencias, recabar informes o reportes de los ciudadanos sobre el producto radial escuchado. Superar los  niveles de interactividad, elevar la promoción de sus programas, abrir espacios de debates periódicos y discusión  con los oyentes sobre la programación que se pone en antena.  

Otro aspecto a tener en cuenta con la calidad actual de la radiodifusión, en especial la cubana, es rescatar el enorme patrimonio musical que existe en placas y cintas magnetofónicas que no se trasmite por encontrarse en viejos soportes ante una industria digital que supera el tiempo de producción. Hoy llegar a un estudio con un paquete de cintas es como una ofensa a los productores. ¿Cuánta música muriendo en nuestras estaciones de radio?   ¿Cuántos programas carentes de diversidad y de una elevada calidad se dejan de escuchar por la carrera virtual de las nuevas tecnologías? 

Calidad en la radio significa entrega  y sacrificio de sus productores antes, durante y después del proceso de realización de programas. La calidad en la radio se interpreta de positiva cuando se informa verazmente, orienta, se crítica con profundidad  lo que está mal, se elogia y estimula lo bien hecho.

Calidad significa trasmitir  contenidos debidamente investigados y comprobados. Hay calidad  cuando el oyente se pega tanto a la radio, y le  gusta el programa,  lo entretiene y no le aburre. Calidad es mantener una audiencia alegre, capaz de abordar y debatir cualquier tema de la localidad, de su país y del mundo. Calidad en la radio es sinónimo  de profesionalidad. Trabajar con calidad es como ofrecer una flor.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar