Portal de la Radio Cubana en Internet

Le recomendamos

El Comité de Expertos cubanos que ha estudiado los supuestos ataques acústicos a diplomáticos de Estados Unidos en La Habana, invita a participar el miércoles 15 de noviembre [ ... ]

Leer más...

La única verdad de esta vida, y la única fuerza, es el amor…

Las palabras que dan título a este trabajo, fueron escritas por nuestro José Martí en el diario “La Reforma”, República Dominicana, en septiembre de 1892, sólo a 2 años y 9 meses antes de su caída el combate en Dos Ríos. Ha pasado mucho tiempo de la fecha y aún  siguen conmoviendo. Están ahí, más vigentes que nunca, como si acabaran de ser pronunciadas.

Sí, porque para el Maestro, el amor era un sentimiento y un valor de especial significación en la vida de los seres humanos. Así  lo reflejó en el mencionado periódico cuando apuntaba: “La única verdad de esta vida, y la única fuerza,  es el amor. En él está la salvación, y en él está el mando. El patriotismo no es más que amor. La amistad no es más que amor…”.

Leer más...

Cartas de José Martí a un jiguanicero

De José Martí una faceta muy poco estudiadaDe José Martí una faceta muy poco estudiadaLos anales de la historia marcan a marzo de 1895, como uno de los meses más proliferos e importantes en la producción epistolar de José Julián Martí Pérez , aquel brillante pensamiento vertió, a través de su laboriosa pluma, más de quince documentos y cartas reveladoras del héroe, cuyo accionar patriótico se refugiaba tras el velo del silencio , pues, como él mismo escribiera a  su amigo  Manuel Mercado y de la Paz ‘’hay cosas que para lograrlas han de andar ocultas” (1); en esa página se refugiaba precisamente el doctor de Jiguaní Ulpiano Dellundé Prado, el que recibe el 8 de marzo de 1895, en Santiago de Los Caballeros, donde residía, la primera, de las cuatro cartas que le envió Martí ese mes, recabando de él la urgencia en la compra de las armas y su envío seguro, en tal sentido le expresa: “El portador va a buscar mis encargos; como a estos marinos le tienta siempre la curiosidad, ruego que de ser hacedero, vengan de ahí en cajas, mejor que en cualquier otro envase puesto que son provisiones delicadas(…). (2)

Leer más...

Aprendices de todo

Así titulé  este comentario al recordar de muchacho el viejo refrán aquel que reza: “aprendiz de todo: maestro de nada”. Era usual aplicárselo a quienes empezaban a estudiar una especialidad y luego la dejaban para comenzar otra, y así sucesivamente. En fin, esos “eternos” estudiantes que después de muchos años calentando pupitres en incontables aulas, jamás asistían al banquete del acto de graduación. Algunos casi, pero otros no alcanzaban ni al tiempo de la merienda. 

Leer más...