Felicita presidente Díaz-Canel a Radio Progreso por sus nueve décadas de auténtica cubanía

El presidente de la República de Cuba, Miguel Díaz-Canel, envió una sincera y cordial felicitación a los trabajadores de la emblemática emisora Radio Progreso, por cumplirse este domingo 15 de noviembre los noventa años de su salida al aire, con un sello inconfundible que la identifica como La Onda de la Alegría.

La misiva fue leída por Víctor Gaute, miembro del Comité Central del Partido Comunista de Cuba (PCC) y jefe de su Departamento Ideológico, quien pronunció emotivas palabras sobre la trascendencia de "Progreso" para la radio y la familia cubanas, como paradigma de creación artística y que ha devenido en señal auténtica de nuestro pueblo y de su Revolución.

Coincidiendo con el Día del Trabajador de la Cultura, este 14 de diciembre, prestigiosas instituciones del país distinguieron a Radio Progreso, entre ellas la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC); la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Cultura.

De manera muy especial se congratuló el magisterio radial de Carmen Solar Montalvo, por sus más de 70 años regalando sensibilidad y exquisito arte a las audiencias que día a día prefieren escuchar la emisora de la familia cubana

Por su parte, se entregó la condición Maestro de Radialistas a Georgina Herrera Cárdenas, Marlon Alarcón Santana, Reinaldo Hernández Navarro y Jorge Rivera Pérez, por sus invaluables aportes artísticos y profesionales.

Alfonso Noya Martínez, presidente del Instituto Cubano de Radio y Televisión (ICRT), y Onelio Castillo Corderí, Director General de la Radio Cubana, hicieron llegar a Anabel Candelario Carmona, directora de Progreso, sendos reconocimientos por la importante efeméride.

La cantante Niurka Reyes, el coro Solfa y el violinista Jorge Amado tuvieron a su cargo el regalo de buen arte y cubanía a una emisora que ha sentado pautas en la historia, la cultura y la comunicación, y se erige orgullosa como estandarte de la identidad nacional y profundo apego a nuestras raíces.