Sin oyentes fieles y creativos no habrá radio (+Audio) (+Video)

La Radio Cubana, con sus primeras trasmisiones continuadas desde el 22 de agosto de 1922 en la planta familiar de Luis Casas Romero, ha creado una tradición de audiencia seguida desde las zonas rurales, donde era su mayor distracción hasta las épocas actuales, y donde la urbanidad también la prefiere.

Considerando la masividad de los mensajes radiales y el recorrido de las ondas radiofónicas por todo el país, el oyente representa un eslabón de vital importancia que le imprime fortalezas al medio de comunicación.

Es quien prefiere recibir a través de los distintos espacios todo lo que necesita para su información, cultura y distracciones, por tanto es tal su identificación con la magia radial, que agradece infinitamente cada transmisión hecha con amor y buenos deseos.

El oyente tiene un papel importante para los radialistas, ya que es la razón por la cual se realizan los programas con un alto sentido de intercambio y retroalimentación, que lo hace tener en cuenta a la hora del diseño de la programación de una emisora.

En momentos en que los mensajes atraen la atención de los públicos por los diferentes y variados medios digitales, como parte de las novedosas tecnologías de la información y las comunicaciones, se debe reconocer la fidelidad de quienes nos sintonizan día a día, y a la vez atraer su participación en los diferentes espacios.

Hay oyentes tan fieles a la radio y han acumulado tal conocimiento de este soporte, que son capaces de aportar ideas o participar en estudios de audiencia con criterios muy útiles para especialistas e investigadores.

 

Todo esto lo posibilita la indestructible unidad entre radio y escuchas, pues ambos se complementan y retroalimentan a niveles insospechados.

Los creadores imbuidos en el proceso de la radiofonía defienden los compromisos de difusión acordes con la fidelidad de quien nos sintoniza, además de cubrir todas sus expectativas y entregarle productos más atractivos cuyos contenidos justifiquen su preferencia.

La instauración del Día del Oyente en Cuba expresa el reconocimiento a los públicos que nos acompañan en cualquier circunstancia y contexto, por muy complejo que sea. En esta conexión el oyente es receptor de los mensajes políticos e ideológicos y de la difusión cultural-educativa inherentes a los canales radiofónicos.

 

A propuesta de la Dirección de Comunicación de la Radio Cubana, se determinó instaurar el 19 de marzo como Día del Oyente y la Familia Radialista, en justo reconocimiento al papel que desempeñan las ondas hertzianas en la educación y la unión de toda la familia.

 

El acto central por la efeméride este año le correspondía a la provincia de Santiago de Cuba, cuya sede obtuvo la emisora 8SF, en el municipio de Segundo Frente. Por la situación actual que afecta a Cuba y al mundo, este día no faltarán las actividades en las 100 estaciones en homenaje a los incondicionales amigos y amigas que comparten junto a nosotros alegrías, tristezas, reveses y victorias. 

Es por ello, que en cada obra transmitida, hay una verdad absoluta que no se puede ignorar: sin oyentes fieles y creativos no hay radio.


Leer más:


*Agradecemos la colaboración de Mirta Ramos Difurniao, Directora de Comunicación de la Radio Cubana

Comparte este contenido en tus redes sociales
Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar