Un programa para compartir vivencias

Soy muy fiel oyente del espacio Nocturno, de Radio Progreso, pero no conocía otra propuesta muy interesante que tiene esa emisora en el horario de la noche. Hace unos meses descubrí Con permiso de la Luna. Al escuchar la música y las reflexiones compartidas por el colectivo de realización y el público quedé muy impresionada y me dispuse a saber y escuchar más de ese programa.

Una música muy suave y una voz con un buen timbre hace la presentación: “Con permiso de la Luna. Un programa para compartir vivencias; un momento para escuchar las melodías del alma”. Maura Morales Agüero, la locutora del espacio radial, también es su guionista. Este programa cuenta con cientos de seguidores como yo, devenida parte del grupo de los “luneros”. Consta de varias secciones, siempre acompañadas de un tema musical del género romántico la mayoría de las veces.

Las emisiones comienzan con una fábula o anécdota dirigida a fomentar la autoestima. Todo transcurre en un ambiente íntimo y espiritual. Con expresiones coloquiales la locutora transmite consejos y comenta historias de vida. Hay momentos para dar a conocer los mensajes de los oyentes a través de cartas, correo electrónico, teléfono. Quienes prefieren esta última vía, como yo, deben tener mucha paciencia para lograr comunicarse con la cabina de transmisiones en Radio Progreso.

El colectivo de realización ha dado a conocer que entre los seguidores del programa se encuentran algunos habitantes de Guyana.

Para concluir el programa enfocado siempre en la meditación que genere bienestar se indica la realización de ejercicios de relajación, al compás de la voz pausada y tranquila de Maura y una música muy bien escogida. Recomiendo a todos disfrutar en las noches escuchando la música más nostálgica y los consejos tan valiosos que brinda Con permiso de la Luna.