Mario Handler: La realidad física tiene que mostrarse con intención empática

El Festival de Cine celebra lo mejor del séptimo arte en Latinoamérica, siempre ha sido así. Por eso, este año la edición 36 está dedicada a homenajear, entre otros, a Mario Handler. Este realizador uruguayo que archiva a su nombre una veintena de filmes, nos acerca un poco más a su historia y a la de nuestro Cine.

 

En los inicios fue fotógrafo en varios medios de prensa, ¿cómo ocurre el salto del fotorreportaje a las imágenes en movimiento?

Yo siempre quería hacer cine en un panorama desolado uruguayo de los 50. Pero entendí que había que estudiar foto, lo que hice muy a fondo durante mucho tiempo y empleando todo lo que había aprendido en ciencias de Ingeniería. Llegué a ser muy destacado con las instantáneas, y obtuve grandes reportajes. Escribía también en Marcha, semanario fundamental. Pero abandoné todo en pro del cine, así que me quedó la impronta de la foto, inevitable en EN PRAGA , quizás mi primer corto exitoso.

También colaborabas con varias revistas como periodista... ¿qué temas le interesaban a Handler para escribir?

No era propiamente escritor, solo que al enviar cartas desde el extranjero, en Marcha descubrieron una vena mía, y durante seis meses media página llamada Hollywood Al Vestido tuvo mucho éxito, hasta que también abandoné para dedicarme totalmente al cine.

Entonces el cine siempre fue tu fin. ¿Qué tipo de cine le interesa?

Busco temas específicos en los que profundizo: marginales, dictadura, vagabundo, imperialismo, colonialismo. El todo siempre con algún humor suave y creo que penetrante. Profundidad es mi divisa.

¿Cómo es el proceso de creación de tus filmes? ¿Por qué le gusta trabajar –muchas veces– sin guión?

Pienso y leo mucho buscando temas, porque estoy siempre muy limitado por poco dinero y apoyo, hasta que me decido por una temática, tomando notas y sobre todo, pensando... Poco a poco, fui abandonando el guion propiamente dicho, pero escribo tratamientos y sinopsis para conseguir apoyos. Desde hace unos pocos años, incluso enseño el concepto de Investigación Directa Con Cámara, lo que además es posible con la técnica actual, donde el costo de material es nulo, así que busco el predominio de la empatía con la cámara en mano y preferiblemente solitario o con asistente de confianza. Importante para mí es bajar el costo de producción, es una auto explotación. Y destinar enorme cantidad de tiempo para esperar y filmar muy poco, solo momentos decisivos.

En entrevistas anteriores hablaba de «la realidad fílmica». ¿Es este uno de sus preceptos básicos a la hora de hacer un material?

Más bien digo que el cine es una narración física, especialmente en documental. La realidad física tiene que mostrarse con intención empática.

¿Qué cree usted del Nuevo Cine Latinoamericano y su desarrollo?

El Nuevo Cine es un concepto histórico; hoy día tendríamos que hablar, sea de continuidad, sea de nuevo nuevo nuevo cine. El concepto está dejando de ser útil, sobre todo en documental, donde existe la máxima posibilidad creativa, no solo en América Latina; hay búsquedas, variantes, errores a corregir...

¿Y el Festival de La Habana?

En cuanto al Festival, siempre ha contribuido muchísimo; es una historia importante dentro de la Historia. Imprescindible.

Por Alejandro Rojas

 

Mario Handler (Montevideo, 1935) es un polémico, inquieto, audaz, irreverente, y desafiante realizador cinematográfico uruguayo que a lo largo de su vida se ha dedicado a registrar los más variados temas que afectan a la sociedad uruguaya. Sus filmes, cargados de subjetividad y tensión, desafían la medianía de una sociedad que se define a sí misma, en un acto egocéntrico, como tolerante, moderna y democrática. Su cámara, situada en el borde la sociedad, registra aquellos hechos que marcan la historia del país. Así la injusticia, la desigualdad, el autoritarismo y el dolor son temas centrales que recorren su obra, pero también son una invitación a la reflexión social, ya que los mismos no terminan en la proyección de la sala, sino que es precisamente ahí donde se inicia otra película, aquella que intenta impulsar el motor de la reflexión en el espectador.

En sus filmes nos encontramos con un postulado muy concreto, observar la realidad y representarla desde una mirada cargada de intereses políticos. Situación que lleva a definir al cine desarrollado por Handler como un cine crítico, político y social. La definición de cine político la entendemos correcta, pero de escasa magnitud, ya que sus filmes no solo están dotados de la cuestión política, sino de una fuerte crítica a la sociedad, en particular a la uruguaya y venezolana. Es por dicha razón que acercarse a la obra de Handler implica desarrollar un periplo por los más variados temas donde el realizador documenta, trata y retrata los hechos, en definitiva y, parafraseando a Tarkovski, Handler esculpe la dura realidad social con la pretensión de inmortalizarla ¿acaso esa no es la pretensión del cine? (Tomado del Catálogo del Festival)