Ciencia cubana, imprescindible en la batalla frente a la COVID-19 (+Audio)

El segundo candidato vacunal cubano contra la COVID-19, que espera la autorización correspondiente del Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (Cecmed), con el fin de comenzar la fase de evaluación clínica, fue presentado de manera oficial este martes, en el habitual encuentro que sostuvo el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez con expertos y científicos que participan directamente en el combate a la epidemia en el país.

El doctor en Ciencias Vicente Vérez Bencomo, director general del Instituto Finlay de Vacunas, explicó que su novedad consiste en tratarse de una vacuna conjugada que apuesta por inducir una respuesta inmune protectora potente, incluso a nivel mucosal, para evitar la entrada del virus; así como estimular la memoria inmune duradera.

Esta es una plataforma con amplia aplicación en los niños, subrayó el líder de este esperanzador proyecto de investigación. Destacó, además, que Soberana 2 es una vacuna que no tiene precedentes entre todas las que se desarrollan para enfrentar a la COVID-19 en el mundo.

Es una vacuna conjugada, reiteró, que “apuesta por inducir una respuesta inmune - protectora potente, incluso a nivel mucosal para evitar la entrada del virus; estimular una memoria inmune duradera; y es además la vacuna ideal para la edad pediátrica porque hay una experiencia muy grande en la utilización de vacunas conjugadas en esas edades”.

Se trata -significó- de una vacuna conjugada, en la cual el antígeno del virus, el dominio de unión al receptor (RBD), está enlazado químicamente al toxoide tetánico.

Nosotros estamos listos, aseveró Vérez Bencomo, para iniciar un ensayo clínico fase uno, quizás dentro de este propio mes de octubre. “Hay evidencia de seguridad de las plataformas de vacunas conjugadas, que además dominamos muy bien. Tecnológicamente fue complejo llegar hasta aquí, pero hemos llegado muy bien y en tiempo récord”, ratificó.

El científico insistió en que “tenemos una vacuna conjugada muy bien definida, con una tecnología muy buena y estamos dispuestos a empezar a ver qué pasa en el humano, porque en animales sabemos que funciona muy bien”.

En animales, destacó Vérez Bencomo, Soberana 2 tiene prácticamente el doble de títulos neutralizantes que hemos alcanzado con Soberana 1, lo cual dice que estamos en buen camino.

Además, destacó el líder de este importante proyecto, “hasta hoy no hay ninguna vacuna conjugada, publicada, contra la COVID-19; nosotros tenemos los estudios concluidos para poder hacer esa publicación”

Durante el alentador intercambio con el Presidente cubano, donde también participó el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz, el director general del Instituto Finlay de Vacunas también ofreció una actualización acerca del momento en el que se encuentra Soberana 1, el primer candidato vacunal cubano y de América Latina y el Caribe contra la COVID-19.

Recordó que se trabajó inicialmente con dos formulaciones, que habían dado buenos resultados en animales. “Pero se ha visto que en lo que pasa con el ser humano con respecto a los animales, hay diferencia entre los anticuerpos que se logran y la capacidad neutralizante de estos”.

El destacado investigador precisó que “ante esa situación y el riesgo que pudiésemos tener de no lograr la respuesta inmune que deseábamos, decidimos que no tenía sentido irnos solamente con dos formulaciones, sino que debíamos analizar todo el espectro de formulaciones para seleccionar el mejor y con él seguir hacia delante. Por lo tanto, aclaró, tenemos tres nuevas formulaciones y ese fue el segundo ensayo clínico de Soberana 1 que se autorizó y salió en el Registro Público. Empezó este lunes, dijo, con 60 personas. 

La ciencia cubana sigue marcando hitos en el enfrentamiento a la pandemia, según trascendió en el encuentro con expertos y científicos realizado en el Palacio de la Revolución, donde también fueron presentados los resultados del seguimiento a enfermos y convalecientes de la COVID-19 en edad pediátrica.

Según detalló la doctora Lisset López González, desde que el 21 de marzo se diagnosticara el primer caso positivo en esas edades, hasta el 19 de octubre, Cuba había reportado 703 niños y adolescentes contagiados. El 96 por ciento de ellos ya se encuentra de alta hospitalaria.

En esta sesión de trabajo también se presentó una caracterización de la salud mental de la población infanto-juvenil cubana que enfermó de la COVID -19. Expertos determinaron que, al estudiar los casos de 325 niños y adolescentes de todo el país, alrededor del 32 por ciento de ellos desarrolló conductas de riesgo, y al 14 por ciento se le diagnosticó alguna psicopatología como secuelas del impacto generado por la enfermedad.

No obstante, en la pesquisa predominó el nivel de funcionamiento global adecuado. Brindar especial atención a estos niños y adolescentes en sus comunidades es una prioridad para las instituciones cubanas de salud. 

Por otra parte, como ocurre en cada uno de estos encuentros, el Doctor en Ciencias Raúl Guinovart Díaz, decano de la facultad de Matemática y Computación de la Universidad de La Habana, explicó las conocidas curvas del comportamiento de los casos activos en Cuba, de manera particular en cuatro provincias que hoy tienen una incidencia negativa en este análisis: Ciego de Ávila, Sancti Spíritus, Pinar del Río y La Habana, aunque la capital, subrayó, ha presentado en los últimos días una situación más favorable.

Cuba tiene un control de la epidemia, pero el peligro no ha pasado

El Grupo Temporal de Trabajo del Gobierno para el enfrentamiento a la enfermedad, se reunió nuevamente este martes, encabezado por el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez y dirigido por el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz, con la presencia, además, del vicepresidente Salvador Valdés Mesa.

En su intervención, el Ministro de Salud Pública José Ángel Portal Miranda confirmó que durante el mes de octubre los niveles de transmisión de mayor intensidad se presentan en el territorio espirituano, en la capital, en Ciego de Ávila y en la occidental Pinar del Río. 

Justamente esas cuatro provincias acumulan los 439 casos confirmados en el país, durante los últimos quince días, hasta el 20 de octubre.

El Titular de Salud Pública informó, también que, de los ocho eventos de transmisión local activos en Cuba, durante esta jornada se cerró el correspondiente a las obras constructoras del turismo en el municipio matancero de Cárdenas; mientras se abrió uno nuevo en Sancti Spíritus, en el área de salud sur, perteneciente a su municipio cabecera.

Atendiendo al número de casos reportados hasta la fecha -6 mil 305 personas diagnosticadas durante toda la epidemia- Cuba ocupa el lugar 21 en la región de las Américas y el 116 en el mundo.

Seguir combatiendo a la COVID-19 desde todos los ámbitos, con el aporte imprescindible de la ciencia y la responsabilidad ciudadana, es prioridad para el gobierno en la Mayor de las Antillas.

 

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar