Médicos internacionalistas por la vida (+Audio)

“Bienvenidos a la Patria” fue esta la primera frase del presidente Miguel Díaz-Canel Bermúdez, al encontrarse con los 330 compatriotas que, como parte de la Brigada Henry Reeve, laboraron en los estados mexicanos de Veracruz, Quintana Roo y  Tabasco, y en la República Popular de China.

Tras finalizar sus misiones y una rigurosa cuarentena, retornan ahora junto a sus familiares. En emotivo acto, en el que también participaron el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz, el Viceprimer Ministro Roberto Morales Ojeda, el titular de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda junto a importantes autoridades del Partido y el Gobierno, se escucharon anécdotas y experiencias vividas por nuestro personal médico, que se crecieron ante desafíos y dificultades, para vencer.

El jefe de estado cubano afirmó que constituye un motivo de satisfacción podernos reunir con los integrantes de las brigadas que estuvieron en México y dos colaboradores que tuvimos en China con la responsabilidad de atender todo el personal cubano cuando China estaba muy complicada a partir de la cantidad de personas que teníamos allá y que vienen con muchísimas experiencias por supuesto porque también mantuvieron toda la interrelación con el sistema sanitario de China, en medio de un momento complejo de la pandemia en el mes de Febrero.

Calificó como ejemplar el comportamiento de la Brigada Henry Reeve que laboró en la hermana República de México, durante casi cinco meses, un país entrañable para los cubanos. Apuntó como el personal médico se ese país se impuso a obstáculos y dificultades con un reconocimiento por parte del Gobierno y el pueblo mexicano.

Agregó que estuvieron en Quintana Roo, Tabasco y en Veracruz, esta última una de las brigadas más numerosas que hemos tenido de todas las que han salido a otros países con más de 270 colaboradores. 

El presidente de nuestro país caracterizó el escenario actual de enfrentamiento a la COVID-19 en Cuba cuando hemos logrado controlar lo que llamamos el segundo brote que nos duró más tiempo que el primero, pero que no llegó a alcanzar similar cifra de activos en el pico pues nuestros protocolos se han hecho más robustos y por lo tanto, las personas salen más rápido del estado de convalecencia en la enfermedad, pero fue una situación compleja, sobre todo aquí en La Habana, y una batalla y un seguimiento constante, puntualizaba.

Recordó como todas estas experiencias nos han ido ayudado a profundizar en nuestro sistema de enfrentamiento.  Manifestó que el país ha pasado a la normalidad, era una necesidad pasar a la normalidad sabiendo que tenemos que convivir con la enfermedad. Reiteró a su vez que, en las condiciones que estamos, esto exige que sigamos profundizando nuestros procederes de enfrentamiento y que, por otra parte, haya una mayor responsabilidad individual, familiar, comunitaria, social, y por supuesto institucional.

Díaz-Canel ratificó la importancia de los intercambios con nuestros colaboradores que han participado en otras naciones en el combate contra la COVID-19 “todo el aporte que ustedes nos den con las experiencias y las historias de vida que traen de los lugares donde trabajaron y ese ha sido el objetivo fundamental de cada uno de los encuentros que hemos hecho con las brigadas que arriban, por una parte reconocerles la calidad con que trabajaron, el cumplimiento de la misión, cómo han defendido las fortalezas y las convicciones del sistema de salud cubano que es un patrimonio de nuestra Revolución y han puesto ustedes muy alto el nombre de Cuba, ustedes han visto todo el movimiento internacional que hay por declarar la brigada Henry Reeve como Premio Nobel de la Paz”, refería.

Al resumir el intercambio con los colaboradores de la Brigada Médica Internacional Henry Reeve, consideró que este encuentro indudablemente marca un inicio del día muy emotivo que da muchas energías para enfrentar todo lo que estamos asumiendo como país en los momentos actuales. 

El presidente cubano acotó “que nadie que conozca la manera en que trabajan nuestros médicos, nuestro personal de la Salud en estas brigadas de cooperación internacional, en estas brigadas solidarias, puede dudar de los valores que ustedes defienden, la modestia, el altruismo, la entrega, el compromiso, la solidaridad, derrotan cualquier intento que pueda tener el imperio de desacreditar la labor de los médicos cubanos y la posición internacionalista de Cuba en la Salud2.”

Finalmente expresó que esas son las ideas que ratifican que un mundo mejor es posible y tienen que ver con esos conceptos del pensamiento de Fidel. “Yo creo que, porque zarpó una vez de Tuxpan el Granma con 82 revolucionarios encabezados por Fidel y por Raúl, es que hoy como parte de lo que significó después en la continuidad de la historia de Cuba el desembarco del Granma, es que hoy pudieron regresar a México médicos internacionalistas a salvar vidas, médicos internacionalistas por la vida.”

“Felicitaciones por todos los resultados, feliz encuentro con sus familias ahora al regreso y nos sentimos muy agradecidos de la oportunidad que ustedes nos han dado de tener este encuentro con ustedes hoy.”

Fue un encuentro donde las intervenciones salieron del corazón, y tanto en cada uno de los resultados alcanzados en los tres estados mexicanos como lo realizado en la atención a los cubanos en China donde ningún cubano enfermó, primó la preparación y el sentido de pertenencia por una profesión donde dar amor para salvar vidas es un ingrediente fundamental.

 

 

  

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar