Portal de la Radio Cubana en Internet

Del Caribe, de Cuba. Una aproximación (II)

En muchos sentidos, los territorios del Caribe y América Latina ayudaron a las potencias colonizadoras, no solo como fuente de metales preciosos, materias primas y mercado para sus producciones. También ayudaron a un mejor equilibrio demográfico europeo, al ser fuente de trabajo de millares de personas que se hallaban sin empleo en distintas naciones.

La conquista española sería acompañada de la destrucción, en gran parte, de la civilización original del Caribe, léanse los arauacos, que poblaban las Antillas Mayores y también las Bahamas, así como los caribes, y por ende, los fundamentos culturales y la misma base geográfica antillana.11

De la comunicación que existió entre los aborí-genes de distintas Antillas con los de Cuba, antes y en las primeras etapas de la colonización, se puede constatar en lo escrito por el gobernador Diego Velásquez: "de otras islas mar debajo de éstas [...] cinco o seis días de navegación vienen aquí indios en canoas y dan noticias de algunas distantes".12

Un proceso interesante que se produce en el Caribe por la presencia indígena y el cruzamiento con africanos subsaharianos tiene lugar a finales del siglo XVII en las islas de San Vicente y Dominica, donde hacia 1660 existían seis mil caribes.13 En la década de los años sesenta del siglo XX se reportaba la presencia de caribes negros en las islas de Martinica, Dominica y San Vicente, los que habían perdi-do su lengua original.14

Julio Le Riverend concluye así: "El choque de la economía y los instrumentos bélicos europeos con la economía y el ajuar indígenas produjo la destrucción, la pulverización de estos".15

En fin, a partir de la presencia europea los pueblos caribeños debían empezar a hacer o escribir su historia. Bajo una concepción basada en la fuerza y la discriminación, predominarían por encima de todo los valores de la Vieja Europa.

Por otra parte, los europeos que colonizaron las Antillas no fueron laboriosos labriegos o perseguidos religiosos, sino en su mayoría ambiciosos aventureros a quienes movía el afán de lucro.

Hombres violentos que en el Caribe devinieron rapaces encomenderos, audaces contrabandistas, inescrupulosos hateros y plantadores, o fieros corsarios y piratas; hombres que siempre evadieron el trabajo y esclavizaron a otros para que lo hicieran en su lugar.16

Distintos autores han dividido la historia del Caribe en diferentes etapas. A nuestro entender, una de las que quizás se acerca más a la realidad es la que formulan los investigadores Simmons y Guengant y que se recoge en la obra Migrantes latinoamericanos y caribeños, de la autora Adela Pellegrino.

Según ellos, a cada una de las cuatro etapas de la historia del Caribe corresponde un patrón mi gratorio específico.17

Para ellos, la etapa de la esclavitud se caracteriza por la importación forzada de población africana; la etapa de la emancipación, que implicó la huída de las plantaciones hacia otros territorios fuera o dentro de la región; la etapa del desarrollo de nuevas fronteras y de emigración hacia zonas de expansión de las plantaciones de caña de azúcar y de construcción de obras de infraestructura; finalmente, la que sigue a la Segunda Guerra Mundial, que ha sido denominada la etapa del éxodo y se caracteriza por el incremento importante de la emigración hacia los países desarrollados, en primer lugar hacia los Estados Unidos, como respuesta a la demanda de trabajadores en dichos países y al estancamiento de la oferta de trabajo en la región.

En el caso concreto de Cuba, cuya población original fue desapareciendo violentamente, como parte de la colonización, será una isla que se repoblará con gente de otras tierras españolas y africanas. 18 En esa dinámica migratoria hay que precisar que tanto en las Antillas Mayores -Cuba, Jamaica, La Española (República Dominicana y Haití) y Puerto Rico- como en las Menores, lo que nos unifica es la herencia africana, más que una lengua u otra en atención a la metrópoli europea de que se trate.

Continuará.

 

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Save

Save

Save

Save

Save

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

VII Cumbre de la AEC

Entre los días 2 al 4 de junio se efectuará en La Habana la VII Cumbre de la Asociación de Estados del Caribe (AEC), la cual apostará por la unidad como propósito cardinal para sostenibilidad del Caribe. En el evento está prevista la aprobación de la Declaración de La Habana y el Plan de Acción 2016- 2018, que le dará continuación al concertado hace tres años en territorio haitiano.

  • En la AEC están  25 de los 33 países miembros de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC)
  • La AEC y la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) siguen los postulados de la proclama de este territorio como Zona de Paz, rubricada durante la II Cumbre de la CELAC efectuada en La Habana en el 2014.
  • Está previsto que asistan los 25 países miembros de la AEC, más los 7 asociados, 21 países y 8 organizaciones observadores, y otros invitados.

Acerca de la AEC

Logo oficial de la Asociación de Estados del Caribe

La Asociación de Estados del Caribe es un organismo regional que procura el fortalecimiento e integración de los países de la zona del mar Caribe, con el objetivo de crear un espacio económico común, preservar el mar y promover el desarrollo sustentable de sus miembros. Fue creado el 24 de julio de 1994 en Cartagena de Indias, Colombia. El 28 de marzo de 2006 se incorporó como Miembro Asociado las Islas de Turcas y Caicos. Los idiomas oficiales son el español, inglés y francés.


La cumbre de la Asociación de Estados del Caribe es la reunión más importante de la Asociación de Estados del Caribe. En ella convergen los Jefes de Estado y/o Gobierno o sus Representantes de Alto Nivel de todos los miembros de la Organización. Se enfoca en la discusión de los asuntos regionales y globales, específicamente en las áreas focales de la Asociación; Turismo Sostenible; El Desarrollo de Comercio y las relaciones económicas externas; Transporte Aéreo y Marítimo y Reducción del Riesgo de Desastres.


Países miembros de la AEC

Aparecen como miembros plenos Cuba, Bahamas, Jamaica, Haití, República Dominicana, Antigua y Barbuda, Saint Kitts y Nevis, Dominica, Santa Lucía, Barbados, San Vicente y Las Granadinas, Granada, México, Belice, Guatemala, Honduras, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Colombia, Venezuela, Trinidad y Tobago, Guyana y Suriname.

Como Asociados están Aruba, Curazao, Guadalupe, Martinica y Sint Maarten. Francia, representando a Guyana Francesa, San Bartolomé y San Martín, y los Países Bajos a Bonaire, Saba y Sint Eustatius.


 

Sitio web oficial


Twitter oficial


Libro Digital

Doctores Rolando Álvarez Estévez y Marta Guzmán Pascual

  • LIBRO DIGITAL: Del Caribe, de Cuba. Una aproximación.
    Partes: I | II | III | IV | V | VIVII | VIII | IX