Soy una Mariana de estos tiempos (+Audio)

Enfermera Vilma GarciaDesde el cardiocentro santiaguero perteneciente al Hospital Provincial Saturnino Lora, llegó al Principado de Andorra a enfrentar la COVID-19, la única profesional de la salud de esta sur oriental provincia que arribó a esa nación europea para combatir la pandemia.

Vilma Georgina García Despaigne, es el nombre de esta valiente, Licenciada en Enfermería, Diplomada en Anestesiología y Reanimación, Máster en Urgencias Médicas, quien precisó que al llegar a Andorra el pico epidemiológico estaba alto, pero gracias al apoyo de Cuba y con el personal sanitario del país, se logró disminuir acogiéndonos a sus protocolos de actuación.

Tuvimos buena acogida por parte de los andorranos, y particularmente quiero destacar el uso de las herramientas informáticas, muy importante en la seguridad y custodia de las informaciones de los pacientes, en turnos que conformábamos de 12 horas, sin tiempo apenas para el descanso, pues la situación lo ameritaba.

Los médicos y pacientes andorranos veían a los cubanos con mucha satisfacción señalaba Vilma. Nosotros llegamos cuando ellos estaban muy agotados y con bajas en el enfrentamiento a la pandemia, que los sorprendió, hubo varios sanitarios contagiados, toda esta situación provocó que a través del Ministerio de Relaciones Exteriores pidieran asistencia a este pueblo solidario que es Cuba.

Como algo inolvidable que guardo en mi memoria está la aceptación que tuvimos en el pueblo de Andorra, a las 8 de la noche sonaban unas campanas y el pueblo salía a aplaudir, empezaban a gritar Viva Cuba, Vivan los Médicos Cubanos, Gracias por Venir a Ayudar, ponían banderas cubanas, inclusive hicieron un acto cultural con canciones alegóricas de nuestro país.

Haber estado en Andorra cumpliendo esta misión internacionalista para mi tiene un valor incalculable, somos cubanos primeramente y decir cubano, y decir personal de la salud formado en los principios y valores de la Revolución, es dar el paso al frente donde nos necesiten, dentro y fuera del país.

Quiero puntualizar que el temor siempre existe porque fuimos a combatir una pandemia, un enemigo oculto y nadie está exento de contagiarse, pero a la vez era un temor con orgullo de representar a Cuba y apoyar a otros pueblos a combatir el COVID-19, siempre pensando en mi familia y cuidándome para volver a verlos. Aquí esta Vilma para lo que me necesiten, para cumplir una misión tanto dentro como fuera del país, porque aquí hay una Mariana de estos tiempos. Viva la Revolución.

 

 

 

 

Comparte este contenido en tus redes sociales

Escribir un comentario

/component/jcomments/captcha/89861
Refescar