En Pinar del Río: Historias desde el aislamiento

Por estos días sus nombres se repiten una y otra vez en las redes sociales. Y es que, Facebook, Twitter, Instagram, se han hecho eco de historias de amor, solidaridad y valentía, protagonizadas por un grupo de jóvenes pinareños que -de manera voluntaria- decidieron apoyar las labores en el Centro de Aislamiento para personas sospechosas a la COVID-19, ubicado en la Sede Pedagógica "Rafael María de Mendive", del municipio cabecera.

Ellos forman parte del Contingente "Hermanos Saíz Montes de Oca", perteneciente a la Casa de Altos Estudios de Pinar del Río y por tercera ocasión asumen esta tarea. Hoy, son, sin dudas, verdaderos jóvenes por la vida.

Allí, asumen labores de limpieza, higienización de locales, recogida de desechos, distribución de alimentos, servicio de mensajería, a la vez que ofrecen apoyo a quienes permanecen ingresados en espera del resultado de una prueba.

Ahora, las caretas faciales, el nasobuco, el gorro, los guantes y la ropa verde, forman parte de su nueva rutina, una en la que diariamente regalan muestras de altruismo y responsabilidad.

A través de las redes sociales hemos podido conocer anécdotas como las de Rocío, la pequeña que celebró su cumpleaños número 9 con estos jóvenes, justo antes de ir de vuelta a su hogar con un PCR negativo. Sin embargo, esta no es la única.

Adriel, Nataly, Julio, Carlos, Pedro, Belkys, Yenisleivys, Mairien, Eilyn y Abdel, hoy están lejos de sus hogares y de su gente; sin embargo, tienen su recompensa: el agradecimiento eterno de quienes viven la triste y estresante experiencia de ser sospechosos a la enfermedad.

Por estos días sus nombres se repiten una y otra vez en las redes sociales. Y es que muchos son los que agradecen y reconocen la entrega y dedicación de este grupo de jóvenes que sin dudas continuará protagonizando verdaderas historias de amor y altruismo.

 

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar