Día del Técnico de la Radio Cubana: Honor a los incondicionales

Tecnicos De La Radio  Guantanamo Area 327x244Silenciosos. Ocupados siempre. Los vemos pasar. Una y otra vez. Estudios arriba y estudios abajo. Con manos limpias o con las cajas de herramientas que los años han maquillado de uso, de trabajo diario. Mientras, en los altavoces de la emisora provincial más al este de Cuba, se escuchan las ondas de la radio, embriagándolo todo.

En los cubículos de grabación, en el máster se hace la magia. Las voces, la música, los efectos que pueden elevarse, juntos pero nunca revueltos, a la categoría de arte, un arte que además, comunica, hace sentir, mueve.

Pero el latir de una emisora nunca es posible sin sus técnicos. Son el alma secreta, el arma secreta. Se ocupan de todo. Si el personal artístico y periodístico tiene sus espacios particulares, ellos trascienden oficinas y etiquetas, como una savia de calidad y funcionalidad imprescindibles para que esa magia primera sea posible.

Las señales que la gente rebusca en los radioreceptores de casas y centros de trabajo, también dependen de su sapiencia. Son el elemento humano entre cables, contratos y transmisiones de datos que se convierten y enrutan una y otra vez. Ellos están siempre, en el suelo, para que la emisora nuestra se mantenga en el aire.

No hay equipo que no conozcan, que no hayan rebuscado sus manos. Computadoras. Grabadoras. Consolas de audio, de esas que salen en las películas con sus canales y decenas de botones. Micrófonos. Equipos de clima. Ventiladores. Back ups. Televisores. Radios. Bocinas.

Porque fue lo que estudiaron, inicialmente. Machuca, ingeniería en telecomunicaciones; Gamboa, radiomecánica; Pepe, técnico de radio y televisión, y así por el estilo, en el caso de Ansel y Víctor…, pero también porque se han apurado para que la realidad no se les vaya delante, para dar el salto justo cuando lo da la tecnología.

Sus tiempos son los tiempos de técnicas diversas, comenzando por las cintas que se mezclaban a mano, en aquellas máquinas de fabricación húngara todavía funcionales que permanecen en algunos estudios, como si esperaran una regresión imposible…, hasta la irrupción de la computadora y el sonido totalmente digital.

“Es lo que toca”, me dicen. “Es lo necesario, y tenemos que hacerlo”, recalcan. Porque no son los espacios de la emisora sus únicos predios: en cada remoto, cuando ha sido necesario que el periodista vaya detrás de la noticia, del acto, del dirigente a pie de pueblo, también están ellos.

Son todoterrenos. Saltadores de altura para sortear las varillas más empinadas. Técnicos cubanos y guantanameros, inventores de pura cepa. Nada es demasiado complicado para ellos, que hacen mucho pero prefieren hablar poco. Nada es imposible. O casi nada.

Felicidades, Técnicos, en su día.

Fuente. Radio Guantánamo

 

Leer más

- Entregan en Radio Angulo reconocimientos por el Día de los Técnicos de la Radio Cubana (+ Audio)

 

Comparte este contenido en tus redes sociales

Escribir un comentario

/component/jcomments/captcha/96922
Refescar