hotels.com coupon
Ningún medio de comunicación hoy podría sobrevivir sino se auxilia de las investigaciones sociales que le permitan conocer varios aspectos de su entorno geográfico, cultural y social. No podría soslayar que ese público tiene una estructura etaria que ayuda al diseño de la propuesta que el medio de comunicación en cuestión debe hacerle, pero que a su vez debe nutrirse para que se vea representado.
Cualquier técnica o tecnología debe lograr un acercamiento medio-público y su relación interactiva que permita consolidar su perfil. No es posible alcanzar satisfacer todas las necesidades de conocimiento reclamados desde un medio solamente sino que se deben complementar unos a otros, ello permitirá  enriquecer con mayor seguridad el acervo cultural de la región abarcada.

No nos llamemos a engaño pues desde el campo estrictamente informativo, ha sido la radio el medio de comunicación que observa más de cerca la trayectoria de cualquier fenómeno que se produzca y el que gana mayor credibilidad por su inmediatez.

Investigar el proceso de comunicación y crear las condiciones que permitan un acercamiento  e interacción entre ellos  para  lograr una empatía sólida.

No hay que pensar,  en el caso de la Radio Cubana,  en grandes inversiones, ni en la adquisición de tecnología de punta que nos permita conocer la efectividad del medio. Ahora bien,  tampoco podemos permitir que se realicen cambios en las programaciones sin que se tenga una idea de como reaccionarán los oyentes.

En comunicación la única lógica es que entre emisor y receptor existan   canales de retroalimentación con las técnicas mas avanzadas pues hablar a esta altura de técnicas  que ya han demostrado  su obsolescencia no tendría sentido.

No es posible hablar de investigaciones sociales, conocimientos de los públicos reales o potenciales  sin saber cuales son sus necesidades y aspiraciones. Esto se complica aún más cuando se trata de emisoras que cubren regiones o la nación, en el caso de Cuba aunque tiene el mismo horario existen diferencias entre una región y otra. Así que nos podríamos imaginar cuando  las estructuras culturales son ampliamente diferentes y atendidas desde una metrópolis.

Conocer los límites estrictos de lo local, es decir, el conjunto de parámetros que nos inducen a pensar que una determinada emisora de radio, es local o no lo es, sigue siendo el aspecto medular en la caracterización y definición del medio.

Otro aspecto importante en el servicio local de radio lo constituye la organización y preparación que hagamos de personas que se constituyan en corresponsales de la emisora desde los puntos de mayor movimiento, incidencia para la población y servicios puntuales esperados. Centros de trabajos y estudios de importancia y con el auxilio de una bicicleta o un caballo ya tenemos una red de corresponsales y a la vez de investigadores extremadamente efectivos. Lógicamente según la estructura de la emisora esto cambia y se requiere de mayor profesionalidad y oficio.

Cuando tratamos de saber  como se comporta  la medición de audiencia en otros países la gran mayoría de los medios de comunicación tienen dos públicos objetivos: la audiencia y los anunciantes. Lógicamente este último es el que mantiene al primero porque representa la vía de ingresos y por otra parte son emisoras con una simplificación de la programación tremenda con  coberturas fundamentalmente urbanas.    Por esta razón sus responsables tienen que conocer los intereses de los anunciantes y establecer con ellos relaciones efectivas. Anunciantes y medios se necesitan. Aquéllos, para difundir sus mensajes y llegar a su público, éstos, para financiar parcial o totalmente su actividad.

Por tal razón las  investigaciones  de audiencias estudian los medios de comunicación masivos como instrumentos de transmisión publicitaria de los anunciantes, centrándose en tres aspectos básicos: la cantidad y calidad de las audiencias de cada medio, la estructura de los medios (soportes) y el contenido publicitario (cantidad y calidad de la publicidad mediática).

Por último abordaré la autopromoción,  que en muy pocas ocasiones hacemos de forma sistemática y se subordina al recuerdo o a la función dramaturgica de los creadores. Las marcas son en definitiva lo que identifica el mercado de programas de una emisora y el público recordará cada marca como recuerda a cada voz y cada horario. Pero tiene que existir rigor en eso. Si en un mercado la mercancía no está a la vista y contemplada en la lista de precios, puesta convenientemente en el mejor lugar del establecimiento es probable que ese producto no se venda o se venda poco.

Para muchos un programa resulta atractivo pero desconocen la emisora y el nombre del programa, y el de los locutores. Como podemos esperar que se tenga un reconocimiento en las investigaciones si no están identificadas como marcas.  

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Artículos especializados

Artículos Especializados

Experiencias de los especialistas en Radio a través de artículos clasificados por categorías