¿Cómo periodistas y desarrolladores de software pueden unirse y trabajar mejor?

DesarrolladoresPara nadie es un secreto que en el terreno mediático, los integrantes de los equipos editoriales y técnológicos necesitan de la colaboración mutua, aunque en ocasiones se hace difícil que ambos entiendan el mundo ajeno como propio.

De lo anterior da cuenta el periodista y coordinador de proyectos digitales en la TV2 de Dinamarca, Magnus Bjerg, quien ha dedicado parte de su tiempo reciente a investigar cómo periodistas y desarrolladores de software pueden colaborar eficazmente bajo un mismo techo.

Después de horas de clases y conferencias en la Universidad de Harvard y en el Instituto Tecnológico de Massachusetts y de entrevistarse con 24 expertos en periodismo y tecnología, Bjerg ha soltado un paquete de recomendaciones: tener una mayor y mejor estructurada comunicación entre los equipos, crear un ambiente de “seguridad psicológica”,  estimular la agilidad y  formar equipos temáticos con objetivos compartidos.

Los antiguos modelos ya no están funcionando; las audiencias abandonan nuestras plataformas y particularmente el periodismo local está en un estado de emergencia que requiere acción, según afirma Alex Schaffert, jefe de la redacción digital de la Radio Pública del Sur de California, quien considera que la tarea más apremiante para el periodismo es desplegar un nuevo modelo, convertir los usuarios digitales en seguidores-suscriptores-donantes.

"Para lograrlo, tienes que usar la tecnología. Las piezas más impresionantes de periodismo que he visto en los últimos tiempos tienen algo en común, fueron el resultado de cercanas colaboraciones entre gente que escribe códigos y gente que escribe oraciones", afirma.

Otra opinión que reafirma lo anterior viene de Kaeti Hinck,  directora de noticias visuales en CNN, quien anteriormente laboró en el Washington Post como jefa de equipo periodístico. "Trabajamos mejor cuando nos salimos de nuestros cotos. Pienso en redactores, videógrafos, fotorreporteros, diseñadores y desarrolladores, todos como periodistas; vienen de diferentes trasfondos, pero todos hicieron periodismo".

Cuando mezclas a desarrolladores y periodistas, puede ocurrir la magia, pero también puede desplegarse cierta fricción debido a las diferencias culturales. Hablamos diferentes lenguajes, utilizamos flujos de trabajo diferentes y labramos epopeyas diferentes. Muy pocos periodistas conocen bien lo que es API (un protocolo de optimización de software), ni guardan gratitud, por ejemplo, hacia la gente que construyó los sistemas de manejo de contenidos (CMS) con los que laboran cada día.

Otra de las más importantes recomendaciones salidas del estudio de Bjerg pasan por mantener una mejor comunicación entre los equipos periodísticos y de desarrolladores de software, zapatear los pasillos e intercambiar para saber en qué anda cada quien o dedicar quince minutos de debate sobre una página o proyecto para hacer ajustes rápidos y despejar algunas dudas o malentendidos, antes de reportar y publicar.

En TV 2 de Dinamarca, por ejemplo, tienen formatos de reuniones flexibles, dos breves a la semana y un encuentro más largo al inicio de la misma, pero lo más importante es que antes de arrancar una encomienda editorial recomiendan a todos escribir lo que ellos llaman Manifiesto de proyecto, donde establecen de conjunto la misión del mismo, los retos y los resultados esperados. A veces es extenuante tomar tanto tiempo para comunicarse, pero al final les resulta.

Allí han puesto en práctica cinco claves que les han dado éxito en la colaboración entre periodistas y desarrolladores: Dejar hablar a todos, estimular la curiosidad inter-profesiones, promover un sano ambiente de debate, despojarse de la práctica de culpar al otro y también sacar lecciones de los errores. Esto, sin duda, vale en todas partes.

Fuente: Cubaperiodistas / Editor: Conrado Vives Anias

Comparte este contenido en tus redes sociales

Escribir un comentario

/component/jcomments/captcha/61540
Refescar