Una ley de enajenados criminales

El tema de la ilegal ley Helms-Burton acapara, con toda lógica y razón, el espectro informativo de nuestros medios. No debe ser de otro modo; cierto es que ya nos hemos acostumbrado durante 60 años a recibir todo tipo de ataques, consecuencia de nuestra vocación por la libertad, algo que la bestia imperial no tolera.

Es por eso que debemos mantener la denuncia ante tanto atropello a nuestro pueblo. Vale todo lo que se ha dicho para desenmascarar esa infame ley; no obstante, si me permite, quiero formular algunas preguntas, solo con el empeño de meditar.

¿Quiénes eran los antiguos dueños de las propiedades que, ahora con inaudita desvergüenza, reclaman al amparo del título III una ley ilegal, inmoral y extraterritorial?

Millonarios que se hicieron de sus millones a costa del sudor de los trabajadores; testaferros, politiqueros, criminales como el coronel Ventura; la alta aristocracia que vivía ajena al sufrimiento del pueblo; ministros y sus secuaces; presidentes corruptos de aquello que llamaban república; grupos mafiosos que actuaban con el apoyo del gobierno de turno y, por supuesto, de otros made in USA; dueños de prostíbulos, salones de juego y en fin, incluyendo a muchos siniestros personajes causantes del gran sufrimiento que aún padecen muchas familias de hijos torturados y asesinados en la flor de su juventud. ESOS ERAN LOS PROPIETARIOS.

¿Qué sucedería si sueñan con venir a Cuba a disfrutar de sus antiguas propiedades fruto del despojo a los humildes y, además, implantar nuevamente una Cuba colonial?

Entregar nuestras riquezas a los gringos y éstos que nos dejen a cambio alguna limosnita; derrumbar la gran obra construida por la Revolución como la educación, la salud, la cultura, el papel de nuestras mujeres en la sociedad, el culto a la dignidad del hombre por encima de egoísmos; no ser dependientes de las órdenes yanquis.

Pero hay mucho más, como lograr aquellos viejos anhelos de construir el llamado Canal Vía Cuba para partir a la mitad la isla y así facilitar a los ricachones del norte sus viajes de norte a sur; o también hacer de nuestro querido país un lugar de esparcimiento para millonarios repleto de Casinos al estilo de Las Vegas y prostíbulos de lujo. En suma, hacernos retroceder más de 60 años e instaurar un gobierno obediente. Ni más ni menos.

 

¿Nos pagarán una cifra gigantesca a los cubanos por todo el daño que nos han hecho en 6 décadas?

Dígase invasión armada, bloqueo criminal, agresiones de todo tipo, guerra sicológica, voladura en pleno vuelo de un avión de Cubana de Aviación que le costó la vida a decenas de cubanos; introducción de plagas mortíferas, epidemias, explosión del vapor Le Coubre también con grandes pérdidas de vidas; emisoras creadas solo para agredir a Cuba como Radio y TV Martí, Radio Swan, La Cubanísima, La Fabulosa, Radio Mambí etc. Claro que no pagarán, ellos solo están acostumbrados a cobrar.

El problema es que estos señores padecen de dos enfermedades crónicas entre muchas otras. De una parte una que se llama dificultad para el aprendizaje de la historia; y de otra denominada subestimación a los pueblos.

Todavía piensan que estamos en siglos anteriores donde ya se forjaba lo que a posteriori resultó el imperialismo yanqui; creen a ciegas en la doctrina Monroe como si aquel perverso presidente fuera un Dios. Son, en definitiva, como seres anormales con evidentes signos de cretinismo, pues no acaban de entender que con CUBA NO HAY ARREGLO, Y NO NOS ENTENDEMOS, COMO DIRÍA NUESTRO ILUSTRE Y VALEROSO GENERAL ANTONIO MACEO. Allá ellos, algún día los que promueven tanta afrenta, injusticia y maldad en este mundo morirán cocinados en su propia salsa.

Pin It

Doctores Rolando Álvarez Estévez y Marta Guzmán Pascual

  • LIBRO DIGITAL: Del Caribe, de Cuba. Una aproximación.
    Partes: I | II | III | IV | V | VIVII | VIII | IX