Aniversario 60: El primer discurso de Fidel Castro ante la Asamblea General de la ONU

El 26 de septiembre de 1960 el máximo líder de la Revolución Cubana, el Comandante en Jefe Fidel Castro, entonces Primer Ministro del Gobierno Revolucionario, pronunció un trascendental discurso en el XV período de sesiones de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas.

Hizo referencia a un tema de crucial importancia para  la vida de los seres humanos y la existencia del mundo en general: la paz.

En aquella trascendental intervención enfatizó Fidel:

Se habla del deseo universal de paz, que es el deseo de todos los pueblos y, por tanto, el deseo también de nuestro pueblo, pero esa paz que el mundo desea preservar, es la paz con que nosotros los cubanos no contamos desde hace rato.”

Y recordó la situación de Cuba que ya en ese instante era objeto por parte de los Estados Unidos  de agresiones diplomáticas y económicas, incluso de sabotajes, atentados y amenazas de intervenciones militares. Fidel comentó las maniobras que se fraguaron en contra de la delegación cubana que se hallaba en Nueva York, ciudad sede de la ONU, entre ellas, el desalojo del hotel  donde inicialmente se hospedó,  el aislamiento y las campañas difamatorias.

Señaló: “Cuando nosotros fuimos obligados a abandonar uno de los hoteles de esta ciudad, y nos dirigimos hacia la sede de las Naciones Unidas, mientras se hacían otras gestiones, hay un hotel, un hotel humilde de esta ciudad, un hotel de los negros de Harlem, que nos dio alojamiento.

“La respuesta llegó mientras nosotros conversábamos con el señor Secretario General. Sin embargo, un funcionario del Departamento de Estado hizo todo lo posible por impedir que nosotros nos alojásemos en ese hotel. En ese instante, como por arte de magia, empezaron a aparecer hoteles en Nueva York. Y hoteles que habían negado alojamiento a la delegación cubana anteriormente, se ofrecieron entonces para alojarnos hasta gratis.  Más nosotros, por elemental reciprocidad, aceptamos el hotel de Harlem.”

Manifestó que a partir de ese instante se comenzó a difundir por el mundo  la noticia de que la Delegación Cubana se había alojado en un burdel. Fidel explicó que así calificaban a ese hotel situado en un barrio pobre habitado por negros norteamericanos.

En aquel memorable discurso de más de cuatro horas de duración Fidel trató sobre aspectos relacionados con la historia de Cuba y la actitud de los Estados Unidos.También explicó con ejemplos muy específicos cómo desde la etapa inicial de la Revolución los Estados Unidos comenzaron a realizar acciones contra nuestro país.

“Nosotros hemos hablado aquí del caso de Cuba. Nuestro caso nos ha enseñado, por los problemas que hemos tenido con nuestro imperialismo, es decir, el imperialismo que está contra nosotros... Pero, en definitiva, los imperialismos son todos iguales, y son todos aliados.”

Fidel expuso consideraciones sobe la situación existente en otras áreas del mundo, como la de varios países del continente africano y la amplia carrera armamentista. Precisó con respecto a ello que la historia del mundo ha enseñado trágicamente que las carreras armamentistas han conducido siempre a la guerra;  sin embargo, en ningún minuto como éste la guerra significa una hecatombe tan grande para la humanidad y, por lo tanto, nunca la responsabilidad ha podido ser mayor.

Denunció que la guerra es un negocio e instó a desenmascarar a los que negocian y se enriquecen con ella. Ese memorable día nuestro líder significó:

Hay que abrirle los ojos al mundo, y enseñarle quiénes son los que negocian con el destino de la humanidad, los que negocian con el peligro de la guerra, sobre todo cuando la guerra puede ser tan espantosa que no queden esperanzas de liberación, de salvarse, al mundo.

Y esa es tarea a la que nosotros, país pequeño y subdesarrollado, invitamos a los demás pueblos pequeños y subdesarrollados, especialmente, y a toda la Asamblea, a luchar, y que se traiga aquí, que después no nos perdonaremos las consecuencias, si por dejadez nuestra o por falta de firmeza o por falta de energía en este problema, el mundo se ve envuelto, cada vez más, en los peligros de la guerra.”

Fidel también precisó aquel memorable día que las guerras desde el principio de la humanidad, han surgido, fundamentalmente, por una razón:  el deseo de unos de despojar a otros de sus riquezas. Y recalcó una frase que mantiene total vigencia 60 años después:

Asimismo hizo referencia al derecho de la República Popular China de formar parte de la Organización de Naciones Unidas. Manifestó: “China representa una cuarta parte del mundo. ¿Qué gobierno es la verdadera representación de ese pueblo, de ese pueblo que es el mayor del mundo? Sencillamente, el gobierno de la República popular China.”

Fidel también señaló al detallar la posición de Cuba en relación con la situación existente en el mundo:  “Estamos, en fin, con todas las nobles aspiraciones de todos los pueblos. Esa es nuestra posición. Con todo lo justo estamos y estaremos siempre: contra el coloniaje, contra la explotación, contra los monopolios, contra el militarismo, contra la carrera armamentista, contra el juego a la guerra. Contra eso estaremos siempre. Esa será nuestra posición.”

En la parte final de su intervención Fidel  hizo referencia a la Declaración de La Habana aprobada por el pueblo cubano el dos de septiembre de ese año en una Asamblea General efectuada en la entonces Plaza Cívica, identificada a partir del 16 de  julio de 1961 como Plaza de la Revolución “José Martí”.

Comentó que dicha Declaración había constituido la respuesta del pueblo de Cuba a la Carta de Costa Rica, aprobada en la reunión de la Organización de Estados Americanos (OEA)

Fidel, al recordar la masividad de aquella Asamblea General del Pueblo expresó con orgullo:

No se reunieron 10, ni 100, ni 100 000, se reunieron más de un millón de cubanos. Quienes duden, pueden ir a contarlos en la próxima concentración o asamblea general que demos en Cuba, en la seguridad de que van a ver un espectáculo de pueblo ferviente y de pueblo consciente, que difícilmente hayan tenido oportunidad de ver, y que solo se ve cuando los pueblos están defendiendo ardorosamente sus intereses más sagrados.”

You have no rights to post comments

Libro Digital

Doctores Rolando Álvarez Estévez y Marta Guzmán Pascual

  • LIBRO DIGITAL: Del Caribe, de Cuba. Una aproximación.
    Partes: I | II | III | IV | V | VIVII | VIII | IX