¿Por qué el bloqueo de EE.UU. contra Cuba no es una cuestión bilateral?

 En momentos en que la actual administración republicana en Estados Unidos arrecia la política de agresión contra Cuba, en especial en las áreas de los viajes, la persecución financiera y el bloqueo del ingreso de hidrocarburos esenciales para el país, afectando el bienestar de la inmensa mayoría de los cubanos; otra vez será presentado ante la Asamblea General de las Naciones Unidas el proyecto de resolución “Necesidad de poner fin al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”

La cancillería cubana anunció que este viernes el Ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez Parrilla, dará a conocer en conferencia de prensa el Informe acerca del impacto ocasionado por esta política de Washington en el último año.

El gobierno norteamericano insiste en manipular la verdad y el bloqueo persiste, siendo la familia cubana la más afectada. El propósito es generar la imagen de que la Revolución y el socialismo son ineficientes económicamente y no pueden resolver las necesidades del pueblo.

En realidad, Cuba es víctima de una política unilateral coercitiva con implicaciones extraterritoriales violatorias del derecho internacional. Ningún país del mundo ha sido sometido a una medida de bloqueo tan férrea y por tanto tiempo.

Por vigesimoctava ocasión consecutiva, desde 1992, nuevamente será presentado ante la comunidad internacional el proyecto de resolución que exige la eliminación de esa política anticubana.

Los perjuicios económicos del bloqueo impactan en la vida diaria de 11 millones de personas. Siete de cada diez cubanos no hemos conocido una situación diferente en nuestras vidas, y eso el mundo lo sabe.

El pasado año, en circunstancias de fuertes presiones contra países, votaron a favor de la resolución cubana 189 naciones, solo dos votos en contra -Estados Unidos e Israel-, y ninguna abstención.

Expertos consideran que no existe otra resolución en la ONU, y menos una que condene directa y abiertamente la política de los Estados Unidos contra un país, que haya sido tan abrumadoramente apoyada y por tantos años. Por eso mantener la condena es una herramienta en la lucha de nuestro pueblo para lograr la completa y total eliminación de esa absurda y obsoleta política.

Contrario a lo que pretende hacer creer Washington, el bloqueo no es una cuestión bilateral entre los Estados Unidos y Cuba. Su carácter extraterritorial se mantiene y se aplica con todo rigor, con total impunidad y en franca violación del Derecho Internacional. Es el sistema de medidas unilaterales más injusto, severo y prolongado que se ha aplicado contra país alguno en la historia de la humanidad.

El gobierno norteamericano debiera eliminar totalmente su cerco económico, comercial y financiero, de manera unilateral e incondicional. Ello estaría en consonancia con el reclamo abrumador de la comunidad internacional y con la opinión ampliamente mayoritaria de numerosas y variadas voces que dentro de la sociedad estadounidense piden el cese del bloqueo.

 

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar

Libro Digital

Doctores Rolando Álvarez Estévez y Marta Guzmán Pascual

  • LIBRO DIGITAL: Del Caribe, de Cuba. Una aproximación.
    Partes: I | II | III | IV | V | VIVII | VIII | IX