Y llegó una Victoria feliz (+Audio)

Tras largas horas de estudio médico e interminables diálogos con el esposo, la matancera Arianna Pérez Sierra, paciente afectada con fenilcetonuria, desea tener un bebé. Este sería un gran riesgo, pues eran altas las posibilidades de transmitir su enfermedad al fruto de su amor. Finalmente llegó la decisión: ella sería mamá.

Los encuentros médicos se multiplicaron y las medidas tomaron mayor rigor. Ambos tuvieron que acudir a consultas de riesgo preconcepcional y asumieron las posibles consecuencias de su disposición.

Finalmente llegó la Victoria, pues al decir de la joven madre, ese sería el nombre de la pequeña, porque constituía una victoria propia y de la medicina cubana.

Los testimonios de este logro de la medicina en #Cuba en el reporte de la periodista Dunia Bermudez Sañudo, de la emisora Radio 26 desde la provincia de Matanzas.

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar