Las elecciones en Estados Unidos

Luego del éxito del aspirante a la presidencia Donald Trump en las primarias de Washington -donde logró un 75,8% de los votos-, el magnate ha asegurado ya el respaldo de 1.238 delegados, uno más de los que necesitaba para cimentar su candidatura republicana.

La agencia Associated Press (AP) estima que varios delegados no comprometidos -libres para votar a cualquier candidato- apoyarán a Trump, por lo que la cifra parece consolidada. "Creo que ha conectado con una parte de nuestro electorado a la que no le gusta el punto en el que está nuestro país. No tengo problema en apoyar al señor Trump", declaró Pam Pollard, secretaria del Partido Republicano en Oklahoma, a la AP.

Lo anterior representa un dilema a la cúpula republicana, cuya repulsa por Trump es conocida. Durante la Convención, el partido todavía puede, en teoría, nominar a un candidato diferente, pero si decidiese finalmente tirar a un lado al magnate, lo haría contra de la voluntad de sus bases.

El magnate neoyorquino necesitaba al menos 1.237 delegados a su favor en la cita en Cleveland en julio, pero según la agencia AP, ya cuenta con 1.238, gracias a que varios representantes no vinculados a ningún candidato aseguraron que le darán su apoyo en la convención del 18 al 21 de julio.

Lo significativo es que Trump no ha tenido que esperar ni siquiera a las primarias del 7 de junio en California y otros cuatro estados, en las que, siendo ya el único aspirante en la carrera, se prevé que se hará con los 303 delegados republicanos en liza. Ahora, esos votos no harán más que consolidar su candidatura ante los escépticos entre las filas republicanas.

El polémico empresario ha dinamitado la campaña y se ha ido deshaciendo progresivamente de otros 16 aspirantes republicanos, entre ellos algunos que partían a priori con más opciones como Jeb Bush o Marco Rubio.

El senador Ted Cruz y el gobernador de Ohio, John Kasich, fueron los últimos en tirar la toalla. Varios de sus antiguos rivales, como el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, o el exneurocirujano Ben Carson incluso le han dado su respaldo y le apoyan activamente en la campaña.

A Trump esta semana, por primera vez, las encuestas le otorgan cierta ventaja frente a la que, presumiblemente, será su oponente demócrata, Hillary Clinton.

Una reciente encuesta de la empresa Real Clear Politics situaba a Trump 0,2 puntos por delante de Clinton. Una cifra muy pequeña, pero de importancia ya que el multimillonario neoyorquino ya había estado a punto de superar a la exsecretaria de Estado en dos ocasiones, hasta que terminó lográndolo.

Además, opinan que estos datos tienen una explicación: por ejemplo, Jim Williams, analista de Public Policy Polling, cree que esto se debe a que muchos de los votantes de Bernie Sanders se mantienen en silencio respecto a Clinton, pero, enfrentados a la disyuntiva entre votar por ella o arriesgarse a un Trump en la presidencia, probablemente acabarán apoyando a la candidata demócrata.

"Estamos en el cénit de la animosidad entre Clinton y Sanders, y eso explica una parte de todo esto", ha explicado Williams a la publicación Vox.

Otras encuestas

Una nueva encuesta de rastreo electoral de NBC/Survey Monkey observó que seis de cada 10 americanos dicen que "no les gusta" u "odian" a Clinton, mientras que más aún (63 por ciento) expresan el mismo nivel de opiniones negativas sobre Trump.

Datos también muestran que casi un tercio de todos los votantes admiten que la principal razón por la que apoyan a su candidato es para oponerse al candidato del otro partido.

Esa misma encuesta observó que Clinton ahora vence a Trump 47 por ciento contra 43 por ciento entre los votantes registrados, aunque apenas cuatro de cada 10 votantes dicen "admirarla". De nuevo, a Trump le va peor, con apenas 36 por ciento de los votantes respondiendo que "admiran" al empresario y neófito político.

Las minorías

Encuestadores observaron que Clinton tiene una ventaja de 35 puntos sobre Trump entre los votantes hispanos con 64 por ciento contra 29 por ciento. El tema de la reforma migratoria ha sido uno de los debates más importantes de esta temporada electoral, con Trump prometiendo deportar a millones de inmigrantes si es electo.

Con 88 por ciento contra 6 por ciento, la ventaja de Clinton entre los afroamericanos es aún mayor, y se incrementó siete por ciento en la semana pasada. También la ventaja de Clinton entre las mujeres votantes se mantiene en 54 por ciento contra 36 por ciento.

Mientras, Trump tiene una ventaja de doble dígitos entre los votantes blancos (52 por ciento contra 38 por ciento) hombres (51 por ciento contra 41 por ciento).

En general, tres de cada 10 seguidores de Clinton dicen apoyarla para oponerse a Trump, mientras que 36 por ciento de los seguidores de Trump dicen lo mismo sobre Clinton.

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar