Alzo los ojos y veo

Marti MiradaSobresalen en la iconografía martiana la frente amplia y portentosa del pensador, y el mostacho y la perilla tras los cuales temblaban los labios que emitieron las más sublimes arengas de su tiempo.

Sin embargo, es en el enigma de su mirada donde se aposenta la previsible grandeza de José Martí, en la mirada que ya se percibe en su retrato adolescente, en miradas que van de la ensoñación a la dureza en los daguerrotipos.

¿Qué veían los ojos de este hombre que nos nació en enero para orgullo nuestro? ¿Qué premoniciones adelantaban? ¿Qué anticipaciones escrutaban en su meditativo silencio? ¿Fue él acaso un predestinado, un dotado zahorí, un veedor irremplazable? ¿O fue un atormentado por su época, cuya formación y cultura se amalgamaron para concedernos el mérito del americano más sensible y preclaro de su siglo.

En la mirada de José Martí reconocemos al hombre capaz de ternuras infantiles, el que forjó versos como espadas y fundió en obra única su amor por la Patria y la Poesía, el que fraguó en la amistad su generosidad y su altruismo, el que peregrinando por el exilio comprendió la necesidad de guerrear para impedir la abusadora voracidad del vecino poderoso…

Fidel Detenido MoncadaJosé Martí es el autor intelectual de la acción y pensamiento de Fidel

Entonces, ¿es fortuita la coincidencia de esa mirada exculpatoria en la foto en que se ve al asaltante del cuartel Moncada enfrentando la culpa en el centenario del natalicio del Apóstol? ¿Acaso podían permanecer alejados uno del otro en la eternidad que los junta como en un solo tiempo? En su vecindad de camposanto, HOY Fidel y Martí dialogan con la inmortalidad.

Comparte este contenido en tus redes sociales

Escribir un comentario

/component/jcomments/captcha/66563
Refescar

503 Service Unavailable

Service Unavailable

The server is temporarily unable to service your request due to maintenance downtime or capacity problems. Please try again later.