ALBA de nuestra América, resistencia y aliento

Fidel Castro y Hugo Chávez unieron sus caminos y sus ideales desde su primer abrazo en La Habana, y diez años después de aquel histórico momento, con visión estratégica ambos líderes fundaron un proyecto profundamente solidario, de integración regional y defensa de la soberanía frente a mezquinos intereses neoliberales y hegemónicos.

La Alianza Bolivariana para los pueblos de Nuestra América (ALBA) echó a andar como alternativa el 14 de diciembre de 2004, y fue sumando fuerzas.

La Misión Milagro, el Fondo Cultural ALBA y la Escuela Latinoamericana de Medicina han sido algunos de los frutos de aquellos empeños impulsados por Fidel y Chávez para hacer crecer la Patria Grande soñada por los próceres independentistas José Martí y Simón Bolívar.

El ALBA ha recorrido un camino complejo y a la vez esperanzador, con el compromiso de contribuir al desarrollo integral de la región.

La solidaridad, la colaboración, la complementación política, económica y social sustentan la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y Tratado de Comercio de los Pueblos (TCP).

Los principios que sustentaron su fundación hace 15 años permanecen invariables, a tono con los ideales de Fidel y Chávez en defensa de la paz y la integración.

Cuando este sábado sesione en La Habana la XVII Cumbre de dicho bloque volverá a alzarse la condena enérgica a la escalada agresiva del imperio contra Cuba, con el reforzamiento del bloqueo y la activación total de la Ley Helms Burton; al brutal hostigamiento contra la Venezuela bolivariana; al golpe de Estado perpetrado en Bolivia.

Tiempos convulsos se viven en Latinoamérica y el Caribe, y el ALBA tiene ante sí el imperativo de seguir preservando sus conquistas de justicia y paz.

 

 

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar