Celia Sánchez Manduley: La más grande

Celia Sanchez 1101Es muy injusta la muerte, sobre todo cuando nos arrebata a personas que se hacen querer, que sienten el dolor ajeno como propio, y se clavan en la memoria del pueblo porque lo han dado todo por él.

Hablo de Celia Sánchez Manduley, o simplemente Celia, ella siempre está presente cuando se dice Revolución. Aquí anda, junto con los trabajadores y campesinos, con su mariposa en el pelo y su dulce sonrisa.

Cómo resumir la vida… de la fiel compañera de Fidel Castro en la Sierra y en el llano, la eficaz organizadora que lo mismo cocinaba, decoraba un apartamento, que atendía a los más humildes.

Así de grande era su corazón, donde reinaba la justicia y una bondad infinita, sin omitir los detalles que todavía la engrandecen a pesar de los años de ausencia.

Hoy ninguno de los tantos artículos o crónicas dedicados a la Heroína, puede describir a la delicada flor, a la mujer sencilla y guerrillera, que se entregó totalmente a la Patria.  

Y es que Celia, como las mariposas, sigue hechizando, y ya son leyendas excepcionales sus historias de abnegación y apoyo desinteresado a la Revolución cubana.

A 40 años de su desaparición física, Celia Sánchez Manduley, al decir de la  General de Brigada Delsa Esther Puebla Viltres, «Teté», es la mujer más grande que ha conocido.


 

 

 

Comparte este contenido en tus redes sociales

Escribir un comentario

/component/jcomments/captcha/17528
Refescar