La familia es hoy más imprescindible que nunca

Se afirma siempre que en la educación de las nuevas generaciones la familia desempeña un papel insustituible: esta da la mano a la escuela para juntos alcanzar la formación integral de los más jóvenes.

La convicción se torna realidad una vez más, al reinicar un curso escolar atípico en la mayoría del país, donde se llevan adelante una serie de consideraciones y medidas para evitar el contagio de los niños con la Covid-19.

Ante la nueva situación higiénico sanitaria se hace necesario la movilización de todos los familiares que conviven con el menor para que de forma sencilla y comprensible le expliquen la necesidad de tener en cuenta un grupo de asuntos esenciales para su salud como usar el nasobuco todo el tiempo que permanezca en la escuela y que sólo lo retire de la cara en casos que lo requieran como son el tiempo para almorzar y tomar agua u otro alimento en la merienda.

 

Es importante que el niño entienda primero a través de sus padres y luego de sus maestros que se trata de una pieza que lo protegerá de un virus que daña la salud de las personas, y de ahí la necesidad de que lo mantenga puesto. Se le explicará al alumno que el nasobuco no permite que las microgotas que salen por la nariz de una persona contagiada lleguen hasta otra cercana transmitiéndole la enfermedad.

Al igual que la familia velará por el estudio individual de sus hijos, toca ahora enseñarle nuevos hábitos higiénicos sanitarios, así como, el distanciamiento necesario de un metro o más de sus compañeros de aula. No obstante ser los infantes cariñosos con sus maestros y amigos, por el momento será conveniente evitar los abrazos y besos. 

A la vez será oportuno lavarse las manos con frecuencia para mantenerlas limpias y así evitar el contagio con el virus a través de los ojos, la nariz y la boca. Además de no olvidar emplear el hipoclorito para higienizar los zapatos al entrar a la escuela, y superficies como el pupitre donde se sienta.

Se trata de nuevas costumbres que pasarán a hacerse cotidianidad de los estudiantes a partir del presente curso escolar para evitar no sólo el Covid-19 sino otras enfermedades que se transmiten de forma similar.

Muchos son del criterio que esas decisiones llegaron para quedarse como una vía para mantener una buena salud.

Las nuevas medidas garantizan el éxito si cuentan con la sistematicidad y el rigor de quienes las llevan adelante en la escuela y la casa. Ese es el reto de maestros y padres, objetivo en el que los niños serán los más beneficiados.

You have no rights to post comments