Cuba por el bien de todos

El pasado 8 de octubre se conmemoró otro aniversario más del deceso del Che en Bolivia. Los enemigos de la independencia latinoamericana y del progreso social de sus pueblos creyeron que con su muerte también asesinarían los sueños legítimos de del conglomerado de naciones reunidas en la América continental al sur del río Bravo y del Caribe.

A 53 años del paso del Guerrillero Heroico a la inmortalidad, en Cuba, la Patria que lo declaró hijo natural, se yergue con su ejemplo en medio de nuevos desafíos. En el estelar espacio Mesa Redonda de la Televisión Cubana comparecieron desde el Palacio de la Revolución, el Presidente de la República Miguel Díaz-Canel Bermúdez y el Primer Ministro Manuel Marrero Cruz para informar a todo el país sobre temas de actualidad. 

El Presidente de la República se refirió a los frentes de trabajos que en estos momentos abordamos entre todos: “el enfrentamiento a la pandemia, la denuncia al bloqueo y la persecución financiera y la implementación de la estrategia económica y social”. 

Todos experimentamos en carne propia las dificultades surgidas en lo que va de año, entre ellas la persecución financiera y comercial cuya primera finalidad es impedir la llegada de combustible y materias primas necesarias imprescindibles para el normal funcionamiento de todos los renglones de la economía nacional. 

En medio de tanta complejidad nuestro Gobierno asume con firmeza la implementación de las necesarias transformaciones económicas propuestas por la inmensa mayoría del pueblo cubano mediante asambleas completamente democráticas, que fueron posteriormente refrendadas en nuestra actual Carta Magna, aprobada mediante votación libre, directa y secreta. 

Las circunstancias actuales y a mediano plazo resultan muy complicadas, pero ello no impedirá que el país lleve a cabo su proceso de actualización económica que redundará siempre en bien de la nación y para la elevación del nivel de vida de cada ciudadano y ciudadana de este país. 

El Presidente y el Primer Ministro cubanos se dirigieron al país con la más total transparencia y pormenorizaron los problemas actuales, así como las vías para cada solución. Se abordó el tema de una nueva normalidad – en relación al Coronavirus – y la importancia de la responsabilidad personal. Explicaron acerca de los reajustes a cada una de las fases, de los ingentes esfuerzos por parte del Estado para preservar la salud del pueblo y, al mismo tiempo, sobre la necesidad de que todos y cada uno seamos protagonistas en esta lucha por nuestra salud. 

En el aspecto económico fue ratificada la urgencia de la unificación monetaria como premisa para la salud económica, el más eficaz control de la Contabilidad y con ello la aplicación de soluciones específicas en el sector empresarial. Quedó en claro una vez más la necesaria coordinación entre la empresa estatal socialista, el sector cooperativo y el cuentapropismo como factores de complementariedad decisiva para el desarrollo y el aumento de las exportaciones, las cuales son la fuente de ingreso principal para nuevas inversiones y mejorar la calidad de vida de todo el pueblo. 

Se explicó cómo a pesar de tantas dificultades y asedios, “también podemos compartir resultados y plantearnos nuevas metas en distintos escenarios”. Con limitados recursos, Cuba ha logrado contener el avance de la pandemia de la Covid-19 y cuenta como uno de los pocos países con una baja tasa de contagios y decesos. Ello muestra cómo únicamente el sistema socialista tiene la capacidad y voluntad política de poner por encima de todo el bienestar de la ciudadanía, ya que “el principal tesoro del país es la vida de nuestro pueblo”. 

En la Mesa Redonda del 8 de octubre el compañero Díaz-Canel anunció una serie de comparecencias de Ministros y funcionarios del Gobierno que detallarán las medidas que adoptaremos entre todos. El lunes 12 de octubre comenzó la primera de dichas intervenciones, con la presencia del Ministro de Economía y Planificación
Alejandro Gil Fernández. 

Es - como estamos acostumbrados desde los primeros días del triunfo junto a Fidel y Raúl-, un estilo de trabajo democrático y participativo donde la opinión de cada uno cuenta. 

Nos corresponde un actuar mancomunado, disciplinado y de plena madurez en la hora actual. Si una palabra es importante hoy, es la CONFIANZA en la dirección del Gobierno Revolucionario y en nuestro Partido, encabezado por el General de Ejército Raúl Castro Ruz. Contamos con una estrategia de trabajo que, será aplicada con la sabiduría que cada circunstancia exija. 

Se ratificó una vez más que en Cuba nadie ha quedado ni quedará jamás desamparado. No vamos a tener “terapias de choque” porque nuestra vía de desarrollo nada tiene que ver con el neoliberalismo; al contrario, porque se pone el bien humano en primer lugar. "Nadie tiene que temer ante el ordenamiento económico del país. Todo el proceso que hace falta para que cada cubano realice las transacciones necesarias están previstos por el Gobierno. Hay que alejarse de rumores y falsas noticias”. 

Este es un llamado a pensar, decir y hacer con creatividad; un llamado al trabajo encaminado el bienestar de todos, un camino que hemos emprendido al estilo de Fidel y Raúl; al estilo del Che, tomando como punto de partida las propias palabras del compañero Presidente cuando expresó:  “Hacemos esta Mesa Redonda en un día muy significativo para los cubanos, cuando conmemoramos la muerte del Che. Él siempre está presente como guía en todo lo que hacemos y lo que haremos en el futuro”.

 

You have no rights to post comments