La reforma salarial, como parte del proceso de ordenamiento monetario, además de tener en cuenta los precios del mercado, también permitirá suprimir el exceso de subsidios a productos y servicios, así como avanzar hacia el subsidio a personas que lo necesiten y, por consiguiente, disminuir desigualdades.

Y es que el salario debe constituir la fuente principal para cubrir las necesidades del trabajador y su familia, un principio que sentencia Francisco Silva, director general de Ventas de Mercancías del Ministerio de Comercio Interior.

Entonces, explica que la reforma salarial debe facilitar que el salario mínimo posibilite el acceso de las personas a bienes y servicios de primera necesidad, una vía para avanzar hacia la eliminación de los subsidios a productos y la política definida de subsidiar personas. 

Determinaciones necesarias

Aunque se prevé que el proceso de ordenamiento monetario implicará la eliminación de los subsidios, ninguna persona en Cuba quedará desprotegida.

Para ello se han previsto medidas de protección social como mantener la venta normada de productos, aun cuando tengan nuevos precios. También destaca entre esas acciones la vinculación de los consumidores a los establecimientos donde reciben hoy la canasta familiar, como mecanismo para evitar el acaparamiento, señala Francisco Silva, director general de Ventas de Mercancías del Ministerio de Comercio Interior.

Otra medida es la permanencia de la merienda escolar, el Sistema de Atención a la Familia, y la venta de canastilla.

Varios programas atendidos por el comercio tampoco quedarán sin asistencia, ratificando el principio de proteger a las personas que lo necesiten