La reforma salarial, como parte del proceso de ordenamiento monetario, además de tener en cuenta los precios del mercado, también permitirá suprimir el exceso de subsidios a productos y servicios, así como avanzar hacia el subsidio a personas que lo necesiten y, por consiguiente, disminuir desigualdades.