Portal de la Radio Cubana en Internet

Le recomendamos

En una ocasión anterior anuncié que continuaría el tema de la guerra mediática contra Cuba hablándoles sobre una emisora que constituye un verdadero bochorno para un medio [ ... ]

Leer más...

Envenenar nexos China-Latinoamérica, la nueva estrategia de EE.UU.

El afán de Estados Unidos por recuperar su influencia perdida en Latinoamérica y el Caribe lo lleva intentar ensombrecer las relaciones entre esa región y China, que considera una amenaza porque promueve alternativas a su modelo proteccionista.

Lo más reciente en esa estrategia son las declaraciones del Secretario norteamericano de Estado, Rex Tillerson, previo a una gira por México, Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

El jefe de la diplomacia estadounidense advirtió sobre "los alarmantes" roles en la zona de Rusia y China, que a su juicio son nuevos poderes imperiales en busca de beneficio propio con el fortalecimiento de los lazos con los latinoamericanos y caribeños.

Para Beijing esas afirmaciones son falsas y una falta de respeto a un gran número de países que batallan en común por superar los desafíos del desarrollo con pactos basados en la equidad, reciprocidad, apertura e inclusión.

El Ministerio de Relaciones Exteriores defendió el modelo de cooperación bajo el concepto de ganar-ganar que prevalece en las relaciones entre las partes, muy alejada de la obsoleta mentalidad de inclinar la balanza a un solo lado

"China es un importante comprador internacional de productos básicos a granel de América Latina e importa cada vez más productos agrícolas y de alto valor agregado de la región. Su inversión y cooperación financiera se apegan por completo a las reglas comerciales y a las leyes y normativas locales", afirmó Hua Chunying, vocera de la cancillería.

La portavoz aclaró que la base esencial de los vínculos sino-latinoamericanos son los intereses comunes y las necesidades mutuas, y como prueba de ese consenso se refirió a los tres documentos aprobados en la reciente cumbre ministerial en Santiago de Chile.

El desarrollo de las relaciones entre China y América Latina no está dirigido contra ni rechaza a una tercera parte, ni afecta los intereses de terceras partes en América Latina", acotó Hua.

Asimismo, urgió a abandonar el concepto arcaico "de juego con suma cero" y a ver las relaciones entre China y América Latina de manera abierta e inclusiva.

De igual manera, muchos expertos coinciden en que demonizar los lazos entre las partes no ayudará a Washington rescatar el terreno perdido en una zona que durante años consideró su patio trasero y martirizó con políticas dañinas para el avance socioeconómico.

El analista norteamericano, Dennis Etler, lo resumió de la siguiente manera: "China es bienvenida en Latinoamérica y el Caribe porque, al contrario de Estados Unidos, es un buen socio comercial, respeta la soberanía de esos países y no impone un cambio en la forma de gobernar".

Recordó el rosario de ocupaciones militares, golpes de estado, dominación y saqueo a las riquezas naturales en el subcontinente con sello de la Casa Blanca.

"Es Estados Unidos y no China que interviene en la política latinoamericana, y es el que la ha explotado económicamente a lo largo de casi toda su historia", añadió el politólogo y exprofesor del Cabrillo College de California.

Otras voces advierten que a Washington tampoco le será fructífero amenazar con guerras comerciales, acosar o chantajear a esas naciones con quitarles ayudas financieras, porque más bien esos métodos lo empujarán al aislamiento y hasta su posible estancamiento económico.

Lo cierto es que China y Latinoamérica avanzan con planes de acción más coordinados y precisos hacia al crecimiento equilibrado, la prosperidad y el progreso de sus pueblos, un punto olvidado en la agenda estadounidense.

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar