De Portugal a Cuba, un mensaje de paz