¿Qué hacer para que valga la pena nuestro aplauso?