Inicia la carrera más difícil contra la COVID-19 en Cuba