La Habana ante la COVID-19, más disciplina y control