Testimonios de Cuba: Amelia González Martín, el día que acompaño a Fidel