Análisis desde Cuba: Golpes blandos a gobiernos progresistas