Cuba: ¿Cuán verdaderos son los nuevos “líderes” de la contrarrevolución?