Granma se corona por primera vez campeón de la Serie Nacional

Contra todo pronóstico el equipo de Granma ganó este domingo la 56 Serie Nacional de Béisbol e hizo historia, al barrer en la discusión del título al monarca defensor, Ciego de Ávila.

En un gran espectáculo que la entusiasta afición disfrutó de principio a fin, los Alazanes propinaron pollona a los Tigres avileños, concretada en su cuartel general, el parque Mártires de Barbados, con pizarra de 3×2.

“Esos muchachos me han consagrado, me han dado vida, esperanzas y fuerzas para seguir luchando y trabajando”, expresó en medio de la alegría el entrenador de pitcheo Ciro Silvino Licea.

“Es difícil, a veces unos quisiera estar pichando encima del box. Estoy muy contento con los muchachos”, reconoció el exjugador, que actuó en más de 20 campañas y se incluye en el selecto grupo de lanzadores cubanos con más de 200 victorias en clásicos domésticos.

“Ya es un sueño cumplido y el pueblo lo anhelaba, para él es el triunfo y para las personas que nos apoyaron en los momentos más difíciles”, acotó Guillermo Avilés, quien remolcó la carrera de la victoria y se erigió líder de ese casillero en la postemporada, con 13.

“Me siento el hombre más feliz del mundo, por primera vez soy campeón nacional. Quiero agradecerle a Carlos Martí y al colectivo de entrenadores, a los atletas y al pueblo de Granma por haberme acogido calurosamente”, señaló el serpentinero Noelvis Entenza.

“Hay cosas que no se recuerdan porque siempre se llevan presente, por eso siempre tendré presente a Granma y a este campeonato”, manifestó el refuerzo industrialista, quien modestamente reconoció su contribución al triunfo de los Alazanes, con tres victorias en la etapa final del certamen.

“Es lo más grande que me ha pasado en mi carrera deportiva, después de tantas veces participar en play off. Esto no se compara con los liderazgos en jonrones en Cuba ni el mundo”, consideró el recio toletero Alfredo Despaigne.

“La combatividad y el ánimo de los muchachos subió mucho cuando ganamos en Matanzas, ahí nos convencimos de que sí se podía”, reveló Despaigne, quien debe regresar a Japón, después del IV Clásico mundial.

“Estoy orgulloso por todas las personas que me apoyaron, el que me pelaba, el que me montaba en el bicitaxi. Me voy con el deber cumplido, de ayudar al equipo que merecía mi respeto y que lo diera todo”, dijo Frank Camilo Morejón, baluarte en la coronación de los granmenses.

El receptor capitalino también tuvo palabras de elogio para el mentor Carlos Martí Santos: “Nunca juzgó a ningún atleta porque se haya equivocado, solamente decía la verdad cuando tenía que hacerlo y hablaba lo necesario”.

“Súper contento, dije que quería ser campeón con mi provincia y acabo de lograrlo”, esas fueron las primeras impresiones del estelar Lázaro Blanco, también con tres triunfos en los play off.

“Ya entramos en la historia del béisbol cubano. Ya somos campeones”, concluyó el espigado Blanco, el mejor serpentinero del campeonato.

Los héroes de hoy, fueron esperados afuera del estadio por miles de aficionados, quienes cantaban y le demostraban su agradecimiento, luego los integrantes del conjunto recorrieron parte de Bayamo, Ciudad Monumento Nacional, donde recibieron el cariño de sus seguidores.

 La proeza de los granmenses tiene mayores dimensiones porque incluyó cuatro victorias en la semifinal frente a los Cocodrilos de Matanzas, mejor equipo de la etapa clasificatoria, y las de la final fueron de forma consecutiva sobre el plantel avileño, campeón de las dos últimas ediciones.   

 Leer más

Carlos Martí y su estrategia de campeonato

Fuente. Granma, ACN, La Demajagua

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar