Dos autores cubanos alzan el Premio Casa 2018


Dos escritores cubanos merecieron el Premio Casa 2018: Rafael de Águila, por la obra Todas las patas en el aire en el apartado de cuento, y Yanetsy Pino Reina, por Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía), en el género Premio de estudios sobre la mujer, anunciaron este jueves los organizadores del certamen.
 
La ceremonia, efectuada en la Sala Che Guevara, contó con la presencia de Abel Prieto Jiménez, Ministro de Cultura y Roberto Fernández Retamar, presidente de Casa de las Américas.
 
Un jurado integrado por Marta Aponte Alsina, de Puerto Rico; Rodrigo Hasbún, de Bolivia; Ariel Urquiza, de Argentina, y Daniel Díaz Mantilla, de Cuba, reconoció, en el texto de Rafael, entre otros elementos, que se trata de “un libro del deseo y el desasosiego, cuyos personajes se sitúan entre el desconcierto y la lucidez, entre la desesperación y momentos de una alegría tan precaria como intensa, cuyos relatos presentan capas de miradas y voces en contrapunto que interpelan la realidad desde diversas perspectivas”.
 
“No puedo dejar de mencionar que en esta sala respiraron los grandes, aquí hablaron los más grandes genios de la literatura latinoamericana del siglo XX.

El Premio Casa de las Américas es historia. Es pasado, es presente y será futuro”, expresó De Águila visiblemente emocionado al auditorio.

Por su parte, el ensayo de Pino fue distinguido como “una lectura creativa y rigurosa a la poesía cubana de mujeres de fines del siglo XX hasta principios del XXI, entre cuyos aportes propone un modelo propio de investigación a la crítica literaria que se sostiene en dos categorías fundamentales, “discurso de resistencia” y “poética de la contramemoria”, que se despliegan desde una perspectiva transdisciplinaria, teniendo en cuenta teorías de género, psicoanálisis, sociología y literatura”, según refirió el jurado, integrado por Natalia Cisterna, de Chile; Marta Núñez Sarmiento, de Cuba, y Roxana Pineda, de Cuba.
 
Pino dedicó este premio a su país “que hace posibles los sueños sobre todo de las mujeres, y a todas las mujeres del mundo que tras un largo batallar, por lo menos en Cuba podemos tener paz y realización personal. Ojalá que la vida me dé mucho tiempo para seguir batallando a favor de los derechos de la mujer”, comentó.

El resto de los premios fueron para los textos Paraje Luna, del argentino Fernando José Crespi, en la especialidad de teatro; y la novela Tracing JaJa, del barbadense Anthony Kellman, en literatura caribeña en inglés o creol.

Las palmas en la sección ensayo de tema artístico-literario, fueron para la argentina Ana Forcinito por el texto Óyeme con los ojos: Cine, mujeres, visiones y voces; mientras que literatura brasileña se impuso Carlos Cortez Minchillo con el estudio Erico Veríssimo, escritor do mundo.
 
También fueron entregados los ya habituales premios honoríficos que concede la Casa. Con el Premio de Poesía José Lezama Lima se distinguió El zorro y la luna, poemas reunidos (1981-2016), de José Antonio Mazzotti (Perú). El Premio de Narrativa José María Arguedas fue para La madriguera, de Milton Fornaro (Uruguay), y el Ensayo Ezequiel Martínez Estrada recayó en Cartografía de las Letras Hispanoamericanas: Tejidos de la memoria, de Saúl Sosnowski (Argentina).
 
 

Fuente. Granma, Prensa Latina

You have no rights to post comments