La sociedad civil cubana y una audiencia contra la infamia

No ya el Título III, sino de principio a fin, la Ley Helms-Burton es, además de injusta, absolutamente ilegal, y esa ilegalidad torna aún más deleznable la injusticia, afirmó este viernes en La Habana el Doctor Rodolfo Dávalos Fernández, presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Mercantil.

El prestigioso jurista e intelectual intervino en la audiencia de la sociedad civil cubana “La Ley Helms-Burton, expresión genocida de la política monroísta del gobierno de Estados Unidos contra Cuba”, celebrada en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales Raúl Roa García con los auspicios de la Unión Nacional de Juristas de Cuba y la Asociación Cubana de las Naciones Unidas.

Espacio para la reflexión devino la cita, que analizó el engendro desde todas las aristas y a la hora de establecer sus antecedentes viajó en el tiempo hasta mucho antes del primero de enero de 1959, a la idea de Thomas Jefferson, autor de la Declaración de Independencia de los EE.UU. y su tercer Presidente, de que el punto más meridional de ese país no era la Florida, sino la costa sur de Cuba.

Otra eminencia de Cuba en materia de jurisprudencia, el  doctor Luis Solá Vila, presidente de la Sociedad Cubana de Derecho Internacional, insistió en la necesidad de que cada ciudadano conozca el espíritu y, sobre todo, la letra de la Helms-Burton, una afrenta a la dignidad, al honor, una aberración desde todo punto inaceptable.

Ley de la Esclavitud: así la llamó Fidel, recordó Ricardo Alarcón de Quesada, quien fuera Canciller y Presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular y voz más que autorizada en estos temas, y enfatizó que por obra y gracia de ese engendro jurídico, Cuba es el único país respecto al cual rige una ley de una nación extranjera que dice “Tú no existes, no tienes soberanía ni derecho a la independencia, yo gobierno sobre ti”.

Durante más de 20 años, al prorrogar cada seis meses la cláusula de suspensión del Título III, el gobierno de EE.UU. no hizo más que ratificar y recordarles a todos la vigencia de esa ley, que además de quitarnos el país, declararnos colonia y todo lo demás, dice que mientras llega ese día cualquiera puede ir ante una corte estadounidense a reclamar lo que considera suyo, añadió.

La Helms-Burton es inaplicable en Cuba porque, para hacerlo, para resolver el tema fundamental, que es la devolución de sus propiedades a quienes las perdieron el primero de enero de 1959, habría que ocupar este país y eso no ocurrirá si somos capaces de mantenernos unidos, alertas, con las “pilas” bien puestas, y de vencer a fuerza de razones la manipulación, la mentira, desmontar tanta propaganda engañosa,  reflexionó.

La razón nos asiste, la historia, la justicia están de nuestro lado, destacó Johana Tablada de la Torre, subdirectora de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores, y recalcó que la creciente hostilidad de la actual administración norteamericana, todas estas medidas son opuestas a la voluntad, no ya del pueblo cubano, sino de su propio pueblo, que acogió  con entusiasmo la posibilidad de trabajar de conjunto para construir una relación civilizada.

De Donald Trump y compañía, afirmó que no se conformarán con la entrada operacional de la Helms-Burton, pisarán hasta el fondo el acelerador, tratarán de infligir el máximo daño en el menor tiempo  posible, simplemente porque tienen todo en su contra y porque a alguien tienen que culpar -y han decidido que sea Cuba-, del fiasco colosal en  Venezuela, expresó la diplomática.

El pueblo cubano debe denunciar, enterar a todos de la verdad, del contenido de esa Ley inaceptable, violatoria del Derecho Internacional, las leyes cubanas y la propia Constitución de Estados Unidos, y explicar el porqué de todo esto, la razón de tanto odio y espíritu de venganza, y el mundo debe movilizarse para entre todos lograr que esta Ley -toda la Ley- sea derogada, y cese el bloqueo genocida.

Entre muchos argumentos, el doctor Dávalos Fernández insistió en que la Helms-Burton, como el bloqueo mismo, es totalmente ilegal, por esa extraterritorialidad exorbitante, que pretende aplicarla al mundo entero, en cualquier territorio, lo cual la convierte en un acto de guerra con ropaje de Derecho.

Devolver a Cuba al nueve de octubre de 1868, cumplir su sueño y derrocar la Revolución: eso pretenden, significó el Doctor Solá Vila; asfixiar la economía cubana, reducir a cero la inversión extranjera, enumeró Tablada de la Torre, respecto a los objetivos de la Helms-Burton.

Para la Subdirectora de EE.UU. del MINREX existen, no obstante, muchos empresarios dignos en el mundo y la gente ha aprendido a defenderse, no son pocos los países que han creado leyes antídoto, y en cuanto a Cuba, ciertamente esta nueva vuelta de tuerca daña, pero no conseguirá doblegar a su pueblo ni hacerle torcer el rumbo. 

La audiencia reunió a numerosos representantes de la sociedad civil cubana, sus organizaciones y movimientos, que destacaron la necesidad de más encuentros como este en centros de trabajo, de estudios, en los barrios, en todas partes.

Fuente. ACN

 

Pin It

Escribir un comentario

Código de seguridad
Refescar