Estados miembros del ALBA condenan las amenazas de EE.UU. a la región

El secretario general la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP), David Choquehuanca, llamó hoy a luchar sin descanso contra la dominación imperial.

Los convoco a trabajar desde el ALBA-TCP contra el sometimiento, el intervencionismo y el saqueo, dijo Choquehuanca al hacer uso de la palabra en el XVIII Consejo Político de ese ente que se celebra este martes en La Habana.

Todo el tiempo han querido silenciarnos de ahí la importancia de cosechar nuestra identidad, las lenguas y la cultura, indicó el ex canciller de Bolivia.

Debemos integrarnos y caminar por los caminos del respeto, la verdad y la justicia, insistió Choquehuanca, quien pidió rebeldía total contra siglos de engaños y mentiras.

No se trata solo de Cuba, Venezuela y Bolivia, se trata de todos, de todos nosotros dijo Choquehuanca en referencia a los miembros del ALBA-TCP.

Nicaragua abogó por que la Alianza Bolivariana de los Pueblos de Nuestra América-Tratado de Comercio de los Pueblos (ALBA-TCP) adopte posiciones comunes para frenar las agresiones de Estados Unidos (EE.UU.).

La campaña es defender la proclama de América Latina y el Caribe como Zona de Paz, señaló el ministro nicaragüense para Políticas Nacionales, Paul Oquist, al intervenir en el XVIII Consejo Político del mecanismo.

El titular insistió en la necesidad de permanecer unidos y evitar a toda costa cualquier tipo de agresión militar contra los países soberanos de la región.

Por su parte el canciller de Bolivia, Diego Pary, condenó los ataques a países progresistas del continente y los intentos por hacerlos desaparecer y dijo que el multilateralismo y el Derecho Internacional están amenazados en el hemisferio, y subrayó que el bloque integracionista debe defenderlos con el concurso de otros países del planeta.

El ministro de Relaciones Exteriores boliviano refrendó “todo el apoyo” a Venezuela ante lo que calificó de arremetida que incluye la pretensión de crear carencias y zozobras en la población de la nación sudamericana.

Al respecto afirmó que su gobierno considera que para solucionar las dificultades internas en Venezuela la única vía es el diálogo. “No existe otro camino que ese” remarcó.

San Cristóbal y Nevis se pronunció por el respeto a la autodeterminación de los pueblos de Latinoamérica y el Caribe, cuando se ciernen amenazas sobre países del continente.

Así lo expresó la embajadora en Cuba de esa nación caribeña, Verna Mills, al intervenir en el XVIII Consejo Político del (ALBA-TCP), que sesiona en La Habana.

La diplomática dijo que se deben retomar los caminos de la diplomacia y el apego a la Carta de las Naciones Unidas y el Derecho internacional, en referencia a lo que calificó de agresiones contra Venezuela, Nicaragua, Cuba y Bolivia.

Mills subrayó la necesidad de redoblar la solidaridad y la cooperación para enfrentar los retos de la actual coyuntura en la región.

Asimismo Surinam condenó el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba desde hace más de medio siglo, una política que busca destruir el proceso social iniciado en la isla caribeña en 1959.

Los cubanos se ganaron el respeto y el reconocimiento de la comunidad internacional a despecho de que tengan que superar de manera constaste los más diversos obstáculos, expresó el embajador de Surinam en la mayor de las Antillas, Marciano Edgar Armaketo.

En su condición de invitado en el Consejo Político Armaketo rechazó la reciente activación del Título III de la ley estadounidense Helms-Burton.

Igualmente se pronunció el canciller de El Salvador, Carlos Castaneda, quien afirmó que el cerco de Washington a la isla agrede de manera directa el derecho del gobierno y pueblo cubanos a alcanzar un desarrollo social y a la libertad de mantener relaciones comerciales justas con el resto de las naciones.

También rechazó los ataques y amenazas que han sufrido de manera directa los pueblos y gobiernos de Venezuela y Nicaragua.

En ese sentido, manifestó la necesidad de incrementar la búsqueda de iniciativas que promuevan una salida pacífica a las diferencias internas y políticas en esos países sobre la base del respeto, la solidaridad y el consenso.

Durante su intervención, en calidad de país invitado, el ministro salvadoreño de Relaciones Exteriores, transmitió a los presentes un fraterno y caluroso saludo y un mensaje del presidente Salvador Sánchez Cerén.

En la misiva, el mandatario salvadoreño ratificó su plena confianza en que la unidad, la solidaridad, la cooperación entre las fuerzas revolucionarias progresistas de la región es y será siempre un elemento fundamental para enfrentar con éxito y superar los ataques a la paz, la seguridad, el desarrollo y el bienestar de los pueblos latinoamericanos y caribeños.

Castaneda significó que el contexto en que se desarrolla la reunión es altamente complejo por las amenazas y agresiones a los gobiernos progresistas por lo que exigió el cumplimiento de los principios internacionales, entre ellos el respeto a la soberanía nacional, la no intervención en los asuntos internos y la promoción de la paz y la seguridad mundiales.

Apuntó que esos aspectos constituyen la piedra angular en las relaciones entre las naciones del continente y con el resto del mundo.

Denunció que las actuales amenazas a la estabilidad de la zona tienen la intención de agredir el arduo trabajo realizado durante años en América Latina y El Caribe a favor de la integración, el desarrollo, la justicia social de los pueblos.

Acotó, además, que la región tiene los instrumentos y las herramientas necesarias para superar los retos y desafíos actuales.

Destacó como uno de ellos es la proclama de América Latina y el Caribe como zona de paz, firmada en 2014 en La Habana por los jefes de Estados integrantes de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, a propósito de la II Cumbre del mecanismo regional.

Fuente. Prensa Latina

 

Pin It

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar